Público
Público

Los controladores aplazan ahora al jueves su decisión de huelga

Si hay paro, no podría producirse antes del día 22. Aena les emplaza a negociar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alargar la amenaza de huelga lo máximo posible favorece a los controladores aéreos. Eso es lo que está intentando el sindicato mayoritario de ese colectivo, Usca. Aunque el viernes, cuando suspendió las negociaciones con Aena porque la empresa de aeropuertos le exigió desistir del paro, Usca anunció que convocaría de forma 'urgente' a su comité ejecutivo para decidir si desactiva su medida de presión, ayer dio marcha atrás. Convocará a su cúpula el jueves, como anunció César Cabo, secretario de comunicación de la central.

'Es un chantaje que Aena nos exija retirar la huelga', señaló Cabo, aunque admite, como Aena, que el viernes por la noche se avanzó mucho en la negociación. 'Sin la petición de Aena, habríamos alcanzado un acuerdo', asevera.

Sin embargo, en el acta de la reunión consta que fue Usca la que se levantó de la mesa tras responder a Aena que no podía 'comprometerse a no llevar a cabo la mencionada convocatoria de huelga, debido a que dicha responsabilidad recae' en el 'comité ejecutivo'.

'Es un chantaje que Aena nos exija retirar la huelga'

Si no se producen cambios y Usca logra aguantar hasta el jueves día 12 la presión que están ejerciendo el Ministerio de Fomento y Aena para que retire la huelga, esto significa que el paro no podría producirse antes del día 22. Los controladores están obligados a dar un preaviso oficial de diez días a la empresa. Esto alarga la fecha de posible convocatoria, que hasta ahora podía concretarse a partir del día 16.

En el otro lado, la postura de Aena no varió. El presidente de la empresa pública reclamó a Usca que 'hoy mismo [por ayer] reúna a su comité ejecutivo' y vuelva a sentarse a negociar o, reiteró, que acepte un arbitraje voluntario, una opción que el sindicato desprecia.

En la misma línea, la secretaria de Estado de Transportes, Concepción Gutiérrez, reclamó a la agrupación de controladores que tome una decisión sobre la propuesta de Aena o fije ya la huelga 'para acabar con la incertidumbre'. También dejó claro que el ministro de Fomento, José Blanco, no mediará porque 'no puede aceptar chantajes'. Gutiérrezcriticó que los controladores rechacen una 'oferta más que generosa' (un salario de 200.000 euros anuales hasta 2013) y 'pretendan ganar más, trabajar menos y saltarse la ley' aprobada por el Gobierno, el Parlamento y refrendada por los jueces.

Fomento ya se ha movilizado y la semana próxima firmará el convenio con el Ministerio de Defensa para dar formación a los controladores militares que, en caso necesario, podrían suplir a los civiles.

El problema para Usca es que realmente no quiere ir a la huelga

Lo que impide el acuerdo de Aena y Usca sobre el convenio colectivo son las horas de trabajo, que el sindicato pide rebajar de 1.750 al año a 1.350 en 2013, en la media europea, 'y no el sueldo', afirma Cabo, que arremetió contra Aena por la privatización de las torres de control y la falta de personal. Pero el ente público asegura que el colectivo quiere hacer menos horas y cobrar lo mismo.

El problema para Usca es que realmente no quiere ir a la huelga, pero tiene divergencias internas y la presión de que el 98% de su asamblea votó por esta medida. Además, el Gobierno cuenta con el arma legal de poder imponer un laudo obligatorio del Ministerio de Trabajo para doblegar al sindicato y es previsible que amenace con ello para no alargar el conflicto más allá del lunes.

Juan Ignacio Lema. Presidente de Aena

¿Esperaba Aena que los controladores suspendieran la reunión cuando dijo que no seguía la negociación si no retiraban la huelga?
No, no lo esperábamos porque esa cuestión ya estaba hablada. Si avanzábamos en la mayoría de los 12 puntos que pedía Usca, como ocurrió, el sindicato desistiría de la huelga. Cuando Aena lo planteó, algunos miembros estaban dispuestos y otros, no, y lo resolvieron diciendo que tenía que decidirlo su comité ejecutivo.

Usca rechaza el arbitraje, ¿qué va a hacer Aena?
Observamos en la directiva del sindicato alguna división y falta de liderazgo. Es como si les diera vértigo no contentar a todos y firmar un acuerdo, del que estuvimos cerca el viernes. Cuando ponemos un punto sobre la mesa que aceptan, piden más; las reivindicaciones no acaban nunca. Aena tiene una propuesta seria que demuestra que quiere llegar a un acuerdo y es conseguirlo en la mesa negociadora y, si no, cualquier solución que sea legal. O bien, el arbitraje voluntario. Otra cosa es que, si hay huelga, el Gobierno pueda dictar un arbitraje obligatorio.

¿Hasta cuándo durará esta situación?
La pelota está en el tejado de los controladores. Tienen una solución fácil de anunciar que desisten de la huelga porque las negociaciones estaban avanzadas. La otra opción es aceptar el arbitraje. Pero si van a la huelga, entonces tienen que anunciar ya el día para que los pasajeros, el sector turístico y el país entero sepa a qué atenerse.

¿No es demasiado dañino para el turismo que la incertidumbre siga al menos hasta el lunes?
Sin duda, es dañino. La incertidumbre ya ha provocado daños importantes en la economía. Por eso pedimos seguir negociando sin la amenaza de huelga. Pero si se produce y, por razones de seguridad, hay que cerrar algún aeropuerto, lo cerraremos.