Público
Público

El controvertido retrato del señor alcalde

El regidor de Churriana contrata a un ‘pintor de cámara’ que usa de modelos a políticos y empleados municipales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mañana del 22 de junio de 2011, Vicente Valero (PP), recién elegido alcalde de Churriana de la Vega (Granada) por séptima vez, presidió la constitución de la Junta de Gobierno Local. Entre decisiones de trámite y algunas licencias de obras, acordó adjudicar un “contrato menor de creación artística” a Diego Canca Román, pintor de cámara de la corte municipal. No era un encargo cualquiera. Valero había decidido que tantos años al servicio de su pueblo bien merecían su retrato y adjudicó la ejecución, con un coste de 8.676 euros más IVA, unos 10.000 euros en total. Por supuesto, con cargo a las arcas públicas.

El acuerdo pasó desapercibido en el tórrido verano del municipio de la Vega granadina hasta hace unas semanas, en que el grupo socialista municipal aireó la decisión del alcalde por “indecente y obscena”, más aún, en un momento de crisis y con 1.650 parados en una localidad de poco más de 12.400 habitantes.

Valero, que es también diputado en el Parlamento andaluz, negó que el gasto aprobado fuera para su retrato. Según él, lo que se han encargado son los óleos de los dos primeros alcaldes de la democracia, Jacinto Valero (UCD), ya fallecido, y Alberto Rodríguez (PSOE). Pero el acta de la Junta de Gobierno local indica, exclusivamente, que se trata de la ejecución de un “retrato de alcalde democrático” y algunos trabajadores municipales aseguran que el cuadro está en ejecución.

El propio pintor admitió a un diario local que, “pese a quien le pese”, iba a terminar la obra prevista en la Sala Municipal de Pintura Diego Canca, un local cedido por el alcalde a ese artista para crear un museo tan controvertido como el retrato del regidor. En plena polémica, Diego Canca afirmó que era “absolutamente falso que Valero” le hubiera encargado “personalmente su retrato”, pero no desmintió que lo estuviera realizando.  “Yo también tengo que comer”, dijo.

El grupo socialista sostiene que tras la polvareda que se ha montado en el pueblo por el encargo del lienzo del alcalde, se decidió pintar a los otros dos regidores de la democracia. La realidad es que al exalcalde socialista, Alberto Rodríguez, lo llamaron hace escasas semanas para proponerle el retrato. “Me llamó el primer teniente de alcalde y después el pintor”, confesó a Público. La llamada se produjo siete meses después de que la Junta de Gobierno Local acordara adjudicar el “contrato de creación artística” a Diego Canca.

La sala del artista

El artista, profesor de la Escuela Municipal de Pintura de Churriana de la Vega,  trabaja como pintor de cámara desde hace unos tres años, cuando Valero le cedió los sótanos de la Casa de la Cultura para convertirlos en sala de exposiciones dedicada en exclusiva a la obra del pintor.

El museo se inauguró en vísperas de las municipales, en marzo del pasado año, pero habitualmente está cerrado al público y la visita se realiza previa inscripción. Todo lo que rodea al proyecto resulta grotesco. Desde el exterior de la Sala, donde se encuentra una escultura de bronce dedicada al pintor que, según el grupo socialista, ha costado 50.000 euros, IVA incluido; hasta el interior, inundado de pinturas de personajes del pueblo, desde las paredes hasta los techos. Políticos y empleados municipales, muchos vinculados al PP, posaron como modelos para la obra de Canca.

La imagen más llamativa es la del actual concejal de Urbanismo y exedil de Tráfico en el anterior mandato, Manuel Morente, y una agente municipal posando desnudos como Adán y Eva. En el museo no falta el autoretrato del pintor, que posa en vaqueros bajo un membrillo.

“Es un disparate que los vecinos de Churriana tengan que pagar de sus bolsillos los delirios y arrebatos de egocentrismo del alcalde”, afirma el portavoz del grupo municipal socialista, Francisco Ruiz. “Sus decisiones evocan otras épocas y otros escenarios políticos y son un escándalo en un Ayuntamiento que la UGT situó hace unos meses entre los más morosos de Andalucía”, señala.

Negar toda crítica

Valero, alcalde de Churriana hace 24 años, niega que su municipio esté entre los más morosos de Andalucía. De hecho, cuando trascendió el estudio de la UGT, amenazó al sindicato con una querella. Son sus formas habituales: negar toda crítica que se haga de su gestión, aun cuando hay documentos que evidencian lo contrario. Lo hizo hace meses, en vísperas de las elecciones municipales, cuando el PSOE de Churriana pidió explicaciones sobre su incremento patrimonial: 22 propiedades, la mayoría, adquiridas en los dos últimos mandatos (seis áticos, tres pisos, un apartamento, cinco plazas de garaje, cuatro cocheras, dos trasteros y un local). Tenía entonces un salario de 2.726,73 euros netos al mes.