Publicado: 21.11.2014 10:17 |Actualizado: 21.11.2014 10:17

La cooperante española repatriada con riesgo ébola ingresa en el Carlos III

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ambulancia con la médico cooperante navarra que podría haberse contagiado de ébola ha llegado ya al hospital Carlos III de Madrid, donde será aislada de forma preventiva hasta que se le realicen las pruebas que determinen si está contagiada por el virus.

A las once menos cuarto de la mañana ha entrado en el hospital la ambulancia en la que ha sido trasladada la cooperante de Médicos Sin Fronteras, que se pinchó accidentalmente con una aguja que había estado en contacto con material contaminado mientras atendía a un enfermo de ébola en un hospital de Bamako. La médico no ha presentado síntomas de momento.

La paciente quedará aislada en la sexta planta de este centro hospitalario, la misma en el que estuvieron ingresados la enfermera Teresa Romero, que ha superado la enfermedad, y los religiosos Miguel Pajares y Manuel García Viejo, ambos fallecidos.  

El avión fletado desde Mali por Médicos sin Fronteras que trasladaba a la cooperante ha aterrizado poco antes de las 10.00 horas en la base aérea de Torrejón de Ardoz de Madrid. 

Desde la base aérea de Torrejón han salido tres ambulancias del SUMMA, una con la doctora y dos de apoyo, según han informado fuentes de la Consejería de Sanidad. La cooperante ha ingresado en el centro sanitario de forma preventiva hasta que se le realicen las pruebas del ébola.

Desde Médicos sin Fronteras se insiste en que la sanitaria en estos momentos "no está enferma y por lo tanto no va a contagiar a nadie", por lo que se trata de un traslado preventivo. Las próximas 48 horas serán decisivas para saber si se ha contagiado.

En el centro hospitalario solo se aprecia expectación por la llegada de la cooperante entre el numeroso grupo de medios de comunicación que se agolpan en una de las puertas de entrada del hospital, en la que no se aprecia ningún dispositivo policial, como sí ocurrió con el traslado de los religiosos Miguel Pajares y Manuel García Viejo.