Público
Público

Cooperantes hallan campos de refugiados vacíos en este de Congo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cooperantes en el este de Congo estaban tratando de localizar y ayudar a miles de personas desplazadas por los combates después de que encontraran campos de refugiados vacíos en zona rebelde, y sus ocupantes se desvanecieran entre los arbustos.

Los cooperantes viajaron en un convoy de Naciones Unidas, escoltados por cascos azules de la ONU, a la población de Rutshuru, capturada por los rebeldes tutsis la semana pasada en la provincia Kivu Norte, en el este de la República Democrática de Congo.

La agencia de la ONU para los refugiados ACNUR gestionaba los campos en la zona de Rushuru, donde vivían al menos 50.000 personas, que fueron encontrados derruidos y desiertos cuando llegó el convoy de ayuda.

"Todos los campos estaban vacíos. Todos se han marchado. Todos los albergues fueron destruidos (...) no queda nada", dijo a Reuters Francis Nakwafio Kasai, agente de campo de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

La ofensiva rebelde la semana pasada por parte de combatientes legales al renegado general tutsi congolés Laurent Nkunda acabó con la declaración de un alto el fuego después de que los insurgentes alcanzaran las afueras de Goma, la capital de la provincia de Kivu Norte.

Tanto Goma, aún en manos del Gobierno, como Rutshuru, en manos de los rebeldes, permanecían el lunes en calma.

Pero las agencias de ayuda han calificado la situación humanitaria desencadenada por las recientes luchas como "catastrófica" y dicen que decenas de miles de civiles están vagando sin protección, en busca de cobijo, comida, agua y atención médica.

Kasai, que habló cerca del campo de Kasasa próximo a Ruthsuru, a 70 kilómetros al norte de Goma, dijo que los cooperantes estaban tratando de determinar si los ocupantes de los campos habían sido obligados a marcharse o habían huido. Algunos pueden haber buscado zonas más tranquilas, o regresado a casa.

"Ha quedado poco para determinar qué hizo que la gente se marchara. Los materiales de construcción han desaparecido, no hay pertenencias en el suelo", dijo a Reuters Sean Rafter, agente de logística de la agencia británica benéfica de medicina Merlin.

"La preocupación en este momento es que la población se ha marchado y no sabemos dónde están (...) La gente ya no puede recibir atención médica, agua o comida. Hasta que sepamos su paradero, estamos muy preocupados por su bienestar", añadió.

Los civiles buscaban seguridad tras huir de los ataques de los combatientes de Nkunda y los asesinatos, saqueos y violaciones que la ONU dice que se han cometido con la retirada de los soldados del Ejército congoleño.