Público
Público

La COP10 debate texto conciliatorio de Japón a horas de su cierre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Representantes de 193 países debaten hoy un texto conciliatorio, presentado por Japón, sobre la gestión de los recursos genéticos, en busca de culminar con éxito la COP10 sobre biodiversidad.

La X Conferencia de las Partes de la Convención sobre Biodiversidad (COP10), que se celebra en la ciudad japonesa de Nagoya, debe cerrar hoy con un plan estratégico para proteger la biodiversidad entre 2011 y 2020, tras el vencimiento este año de los objetivos acordados a comienzos de esta década.

Los reunidos pretenden acordar la financiación de los objetivos y lo que se ha convertido en el gran escollo de las negociaciones, un protocolo referido al uso y distribución equitativa de los beneficios derivados de los recursos genéticos (ABS, en inglés).

El ministro japonés de Medio Ambiente, Ryo Matsumoto, presentó hoy en cita de Nagoya un texto que pretende conciliar posturas, después de que los negociadores no pudieran redactar el borrador del ABS en la medianoche del jueves, cuando vencía el plazo.

"No se trata de salvar la cara de Japón, sino de tener en consideración las posturas de los participantes", apuntó Matsumoto sobre las negociaciones de la COP10, que comenzaron el día 18 en Nagoya.

Además de la propuesta japonesa, se plantea "la unión de las dos propuestas principales de misión (financiación) del plan estratégico", aseguró hoy a Efe uno de los negociadores de Guatemala, Edgard Selvin.

Selvin indicó que, por un lado, "Brasil propone un monto específico de 200.000 millones de dólares para financiar el plan estratégico y las acciones", y por otro, está la propuesta de la Unión Europea "que ayer hasta la medianoche estaba creciendo en sus dimensiones (ofertas financieras)", que no precisó.

Japón ya puso un incentivo en la mesa: 2.000 millones de dólares en los próximos tres años para dar un impulso a la COP10 y no repetir el fracaso de Copenhaghe, donde no se logró un acuerdo vinculante sobre cambio climático en diciembre de 2009.

Para el grupo de los países de Latinoamérica y el Caribe (GRULAC) es de suma importancia el asunto de los recursos genéticos, definidos por la ONU como "el material hereditario con valor económico, científico o social contenido en las especies", como en plantas y microorganismos, según Selvin.

Los negociadores del GRULAC han logrado vincular en Nagoya el conocimiento tradicional de los indígenas con el uso de la biodiversidad biológica, pero aún quedan flecos claves.

El negociador guatemalteco señaló que hay discrepancias sobre "cómo se hace uso de recursos genéticos y su conocimiento, porque pueden derivarse muchos subproductos con sus propias patentes, así como el cumplimiento del mismo acuerdo, es decir, vinculaciones legales, compromisos".

Otro de los escollos es el acceso a los patógenos en caso de emergencia, después de que en países en desarrollo donde hubo brotes de enfermedades infecciosas se rehusase dar muestras de los virus a empresas farmacéuticas por temor a no obtener los beneficios derivados por su uso. EFE