Público
Público

Los copagos influyen en qué niños reciben sus medicinas: estudio EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Genevra Pittman

Cuanto más alto es el copagode los medicamentos para el asma, más niños afectadosterminarían internados, revela una investigación realizada enEstados Unidos.

En un estudio sobre unos 9.000 niños, las familias con másgastos renovaban menos recetas de los medicamentos para elcontrol del asma en niños en edad escolar.

Esto sugiere que la estrategia de trasladar más costos delos medicamentos a los pacientes tendría algunos riesgos cuandose trata de la salud de los pacientes jóvenes.

Pero dado que la diferencia en la renovación de las recetasfue pequeña, los resultados también indican que los planes desalud que promueven la adherencia al tratamiento deberíanrecurrir a otras estrategias además de sólo reducir los copagos.

"Al bajar los precios de los medicamentos, podríamosaumentar la adherencia y reducir las hospitalizaciones de algunaotra manera", dijo el doctor Anupam Jena, coautor del estudiodel Hospital General de Massachusetts y de la Facultad deMedicina de Harvard, Boston.

"De todos modos, el impacto de los precios de bolsillo no esgrande", dijo a Reuters Health.

COPAGO PROMEDIO

El equipo de Jena analizó las declaraciones de cobertura decasi 9.000 niños que entre 1997 y el 2007 habían comenzado autilizar nuevos fármacos para el asma, generalmentecorticoesteroides inhalables. El copago promedio de susmedicamentos de uso diario para prevenir las crisis asmáticasfue de unos 150 dólares por año.

Según cada seguro, los gastos de bolsillo variaron entre 100dólares anuales para un cuarto de las familias con los copagosmás bajos y 190 dólares para aquellas con los copagos más altos.

Para los asmáticos de entre 5 y 18 años, el aumento de loscopagos estuvo asociado con una leve reducción de la renovaciónde recetas y algo más de internaciones.

El año posterior a que los niños comenzaran a utilizar losmedicamentos, las familias con los copagos más altos renovaronsuficientes recetas como para garantizar el tratamiento duranteel 40 por ciento de los días del año, comparado con casi el 42por ciento de los días que cubrieron las familias con loscopagos más bajos.

Y ese año fue hospitalizado el 2,4 por ciento de los niñosde las familias con más gastos de bolsillo, comparado con el 1,7por ciento del otro grupo.

Pero en los pacientes menores de cinco años, los copagos noestuvieron asociados con la frecuencia de compra de losmedicamentos recetados ni la cantidad de niños internados. Esto,para los autores, es porque el asma es más grave en los máspequeños y sus padres no tomarían decisiones según los costos.

Cuando el equipo de Jena consideró el valor de losmedicamentos y las hospitalizaciones por cada niño, no hallódiferencia alguna en los costos totales del asma según si loscopagos eran altos o bajos, según publica en Journal of theAmerican Medical Association.

Eso quiere decir que las empresas no están ahorrando dineroal transferirles a las familias altos copagos de estos fármacos,ya que un leve aumento de las internaciones absorbe cualquierahorro en medicamentos.

"Los resultados sugieren que existiría evidencia de que elaumento de los costos de bolsillo tienen efectos adversos en elacceso a los medicamentos de venta bajo receta", opinó TriciaJohnson, del Centro Rush para el Avance del Valor de la Atenciónde la Salud, en Chicago.

"Aunque el impacto no fue tan alto en términos de lareducción del consumo, los aumentos adicionales de los pagos debolsillo, en especial de los fármacos para las enfermedadescrónicas, debería realizarse con mucho cuidado. De lo contrario,el sistema de atención sufrirá consecuencias negativas en ellargo plazo", finalizó.

FUENTE: Journal of the American Medical Association, online27 de marzo del 2012