Público
Público

Corbacho critica la actitud "intransigente" de la patronal

El ministro de Trabajo ha dado por zanjado el diálogo social, tras el fracaso de la reunión que han mantenido hoy en Madrid el Gobierno, los sindicatos y la patronal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha dado por zanjado el diálogo social, tras el fracaso de la reunión que han mantenido hoy en Madrid el Gobierno, los sindicatos y la patronal, a la que Corbacho ha responsabilizado del desacuerdo, por su actitud 'intransigente' y 'poco constructiva'.

Minutos después de que finalizara el encuentro, convocado anoche con carácter de urgencia por el Ejecutivo, Corbacho ha comparecido en rueda de prensa en Barcelona para dar oficialmente por 'finiquitado' el diálogo social, tras dos meses de intensas negociaciones.

El ministro ha lamentado la postura que la patronal CEOE ha mantenido en todo este proceso, imposibilitando alcanzar un acuerdo, y ha loado la actitud 'exigente' pero 'responsable' que han mostrado los sindicatos CCOO y UGT.

'Se da por zanjado el diálogo social. No es posible el acuerdo por la actitud de la CEOE', ha afirmado el titular de Trabajo, que ha confirmado que no van a producirse nuevas reuniones a tres bandas.

Corbacho ha asegurado que la organización empresarial ha planteado unas condiciones para el acuerdo 'inasumibles' por el Gobierno, ya que ponían en riesgo el sistema de pensiones y vulneraba los derechos de los trabajadores.

Ha recordado, en este sentido, que la flexibilización del mercado laboral que planteaba la CEOE hubiera conducido a la 'precaiedad' del sistema y que su propuesta de reducir en cinco puntos las cotizaciones a la Seguridad Social hubiera puesto en riesgo las pensiones de más de ocho millones de personas.

Corbacho ha explicado, a este respecto, que la previsión para este año es cerrar la Seguridad Social con unos 3.000 millones de euros positivos, por lo que, de aplicarse la propuesta de la patronal, que conllevaría una rebaja de 15.000 millones de euros, 'faltarían unos 12.000 millones para pagar las pensiones'.

Y ante esta situación, ha remarcado Corbacho, sólo hay dos vías posibles: o recurrir al fondo de reserva o rebajar las pensiones. 'Esta es una posición inasumible para el Gobierno, que lo que no hará es poner en riesgo la seguridad de más de ocho millones de pensionistas', ha apuntado.

La CEOE, ha añadido el ministro, también ha pedido una rebaja de los impuestos, lo que hubiera supuesto un retroceso del estado del bienestar, y ha abogado por privatizar el control sanitario de las bajas laborales.

Y éstas, ha subrayado Corbacho, no son las medidas que necesita el país ni para afrontar el actual contexto económico ni para crear empleo. El ministro ha lamentado la postura 'inamovible e intransigente' que ha mantenido la CEOE y que ha 'imposibilitado' el acuerdo que 'a todos nos hubiera gustado'.

Esta actitud, además, 'dificultará la creación de un clima de confianza' entre la propia sociedad española, una cuestión clave para superar la crisis económica.

Frente a la actitud 'poco constructiva' de la patronal, Corbacho ha elogiado el papel de los sindicatos, que 'desde la exigencia' y 'sin abdicar de sus reivindicaciones', 'han sabido anteponer la responsabilidad, como ha hecho el Gobierno'.

'Porque entienden que en el actual contexto hay que hacer un esfuerzo para sumar voluntades y llegar a un acuerdo', ha manifetasdo Corbacho.

Ha asegurado que a partir de ahora el Gobierno va a trabajar 'para salir de esta situación' y espera para ello contar con el apoyo de 'amplios sectores de la población'.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ya ha anunciado hoy que el Ejecutivo aprobará el 13 de agosto, por decreto ley, una nueva protección para los desempleados que hayan agotado su cobertura por desempleo y carezcan de rentas.