Publicado: 28.02.2014 07:00 |Actualizado: 28.02.2014 07:00

Córdoba piropea a "un golpista" en una guía turística

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desmemoria, término que según la Real Academia de la Lengua implica "la falta de memoria". Eso es, precisamente, lo que parece afectar al Ayuntamiento de Córdoba que acaba de publicar una guía turística, de apenas 90 páginas, sobre la arquitectura de la ciudad en los últimos dos siglos. En este pequeño libro, el Consistorio hace un repaso de la cultura arquitectónica de la Córdoba contemporánea y encuentra hueco, también, para mencionar una serie de personajes importantes en el pasado reciente de la historia de la ciudad. Es en este espacio donde aparece una mención especial para el rejoneador y concejal franquista Antonio Cañero (1885-1952).

Para el Ayuntamiento de Córdoba, Antonio Cañero es una figura importante de la ciudad que supo combinar "su maestría en el rejoneo con su actividad pública como concejal y benefactor de la ciudad, dejando su nombre a un barrio edificado sobre terrenos de su propiedad que donó al obispo Fray Albino". Para la RAE, benefactor es lo mismo que bienhechor, concepto que describe como persona "que hace bien a otra persona".

Es precisamente el "bien" realizado por Cañero a sus conciudadanos de Córdoba lo que ponen en duda asociaciones de memoria histórica y diversos historiadores como Francisco Espinosa o Francisco Moreno Gómez, autor de, entre otros libros, 1936: El genocidio franquista en Córdoba; Morir, matar, sobrevivir: la violencia en la dictadura de Franco (con Francisco Espinosa, Julián Casanova y Conxita Mir); y La Guerra Civil en Córdoba, 1936-1939. De hecho, Moreno califica de "desvergüenza histórica" el intento de limpiar la imagen de Cañero por parte del Consistorio.

"Antonio Cañero fue todo un protagonista del fascismo cordobés, organizando el 'Escuadrón Cañero', con todos los caballistas, capataces y señoritos de la capital, cuya misión era colaborar con las columnas militares, en las primeras semanas, en sus excursiones a los pueblos, que terminaban en un baño de sangre", explica el historiador Francisco Moreno a Público.

Francisco Moreno, de hecho, detalla las actuaciones del "Escuadrón Cañero". La primera actuación de este "Escuadrón" se produjo en la localidad de Almodóvar del Río, el 23 de julio de 1936, después pasaría por los municipios de Castro del Río, Baena, Carlota y Fernán Nuñez, entre otros. "Una de las expediciones más sangrientas fue en Baena. Es conocido que en esta localidad las fuerzas fascistas hicieron una masacre pública en la plaza del pueblo. En Fernán Nuñez, también se hizo otra masacre. Alrededor de 60 personas, incluidas el alcalde legítimo de la localidad, fueron fusilados en una cuneta", explica Moreno.

A finales del mes de julio de 1936, el "Escuadrón" de Cañero recibió otra misión: "Limpiar la sierra de marxistas". Por lo que su función pasó entonces a realizar "razzias por las Ermitas, El Brillante, etc.". "Otra misión que recibió el 'Escuadrón Cañero' fue recorrer a caballo las cercanías de Córdoba en busca de los fugitivos y llevarlos a la capital para ser, posteriormente, fusilados", señala Moreno, que añade que sólo en Córdoba capital fueron fusilados 4.000 republicanos cuyos restos descansan en los dos cementerios de la ciudad.

En el 36, se encargó al "Escuadrón" de Cañero "Limpiar la sierra de marxistas" Los servicios prestados por Cañero a la causa nacional y su fama como rejonero le valieron para ocupar un puesto de concejal en el Ayuntamiento de Córdoba de la dictadura franquista. Cargo, que la guía de arquitectura editada por el Consistorio cordobés reconoce, pero que olvida mencionar que ese cargo le fue concedido durante los primeros años de la dictadura franquista. Porque no es lo mismo ser concejal en una dictadura que concejal tras unos comicios libres en democracia "La guía es un dislate. Se nos oculta gran parte de la información biográfica de Cañero para presentarlo como benefactor de una ciudad. Es como si nos presentaran a Franco como benefactor de España por los pantanos que construyó", sentencia Francisco Moreno.

Este medio ha contactado con el Ayuntamiento de Córdoba para tratar de recabar su versión sobre la polémica guía y la definición de Antonio Cañero. No obstante, a la hora del cierre de esta edición, Público aún no ha recibido ninguna respuesta por parte del Consistorio cordobés.

Llama la atención la desmemoria del actual Consistorio de Córdoba respecto a la biografía de Cañero, sobre todo, cuando la información sobre el rejonero se puede encontrar también en la información oficial que facilita la Junta de Andalucía.

Así, la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta señala en su página web: "Los caballistas de la capital, capataces y aperadores de las grandes fincas, se agruparon bajo el mando del rejoneador Antonio Cañero y crearon el Escuadrón de Cañero, que actuaron en Almodóvar del Río. Desde el segundo día de la sublevación se enviaron tropas a localidades vecinas para dominar la zona, como fue el envío a Alcolea, La Carlota, Santa Cruz, Espejo, Castro del Río, Baena, Nueva Carteya, La Victoria, Cerro Muriano, Villarrubia, Pedro Abad..."

"La derecha española no ha roto con el franquismo" Para el historiador Francisco Espinosa el repentino olvido del pasado de Cañero en la guía de Córdoba no es un hecho aislado. Se enmarca dentro de un movimiento de la derecha para tratar de recuperar su propia memoria histórica. "La derecha está tratando de rescatar figuras del fascismo español y no sucede solamente en Córdoba, también en el resto del país. Este movimiento se ha puesto de relieve, por ejemplo, en Sevilla cuando han intentado quitar el nombre de calles a destacados fascistas y el Ayuntamiento lo que ha hecho ha sido dejar el nombre añadiendo su profesión. Un ejemplo fue con Ruiz de Alda, a quien añadieron 'aviador' o con José María Pemán, al que le añadieron 'poeta'", explica Espinosa.

"La derecha española no ha roto con el franquismo. En Europa, la derecha rompió con el fascismo a raíz de su derrota en la II Guerra Mundial. Aquí no. Ningún partido de derecha en Europa puede sostener las barbaridades que aquí dice la derecha sobre el franquismo", opina Espinosa, que sentencia con una ironía: "Cualquier día nos encontraremos una plaza dedicada a Franco resaltando su condición de poeta, de artista, o de lo que sea".

La fama de Antonio Cañero y su escuadra, así como sus andanzas a lomos de sus caballos, llegaron a la zona republicana. Un poeta anónimo, que firma como Pepe Tito, le dedicó este poema que, a continuación, Público reproduce:

Cañero,

ya que has caído tan bajo,

ponle una moña a Cascajo

en lo alto del lucero.

Entre los cuernos fascistas

Cañero rejonea.

Entre cornudos de pista

la jaca caracolea.

Capitán de chulería,

señorito picador,

si afino la puntería,

no habrá rejoneador.

Llena las calles de Córdoba

con regodeos de los finos;

fascistas de a caballo

entre escuadrón de asesinos.

Majadero de cuatro patas,

caballista de tronío,

comandante de las ratas,

traidor de mucho sonío.

Todo lo debes al pueblo;

hasta tu nombre, Cañero.

Prepárate a devolverle

nombre y vida, majadero.

Pepe Tito, uno de Caballería, Venceremos, Jaén, 30-8-36).