Público
Público

CORREGIDO - Condenan a tres ejecutivos de Google Italia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un tribunal de Milán condenó el miércoles a seis meses de cárcel a tres directivos de Google por violar la intimidad de un niño autista al permitir que se colgara en su página un vídeo en el que se le acosaba en 2006.

Google dijo que tenía previsto apelar las condenas contra el vicepresidente senior y responsable legal David Drummond, el ex miembro del consejo de administración de Google Italia George De Los Reyes y el asesor mundial de privacidad Peter Fleischer.

La pena es la mitad de lo que pedía el fiscal. Un cuarto directivo, el manager de marketing de producto Arvind Desikan, para el que el fiscal pedía seis meses, ha sido absuelto.

"El veredicto plantea una duda crucial para la libertad sobre la que está construido Internet", dado que ninguno de los empleados tuvo nada que ver con el vídeo vejatorio, indicó el gigante de los buscadores.

"Ellos no lo colgaron, no lo rodaron, no lo revisaron y aún así han sido hallados culpables", dijo el director de comunicaciones de Google, Bill Echikson, en Milán.

Los ejecutivos, ninguno de los cuales vive en Italia, no irán a la cárcel puesto que las condenas fueron suspendidas, mientras un proceso de apelación en Italia puede llevar años.

"LA COMPAÑÍA NO PREVALECE SOBRE LA PERSONA"

La queja fue presentada por el grupo italiano Vivi Down, que defiende los derechos de las personas con síndrome de Down, y el padre del niño después de que cuatro estudiantes de un colegio de Turín subieran a Google un vídeo en el que mostraban el acoso al niño.

Vivi Down pudo presentarse como demandante porque fue mencionada por los chavales en el vídeo, dijo un abogado de la asociación. Sin embargo, Echikson y el fiscal dijeron el miércoles que el chico tenía autismo, y no síndrome de Down, como se ha contado durante los tres años que se ha prolongado el caso.

"Los derechos de una compañía no pueden prevalecer frente a la dignidad de la persona. Esta sentencia manda una señal clara", dijo el fiscal Alfredo Robledo a los periodistas a las puertas de un tribunal de Milán.

El vídeo fue grabado con teléfono móvil y subido a la web en septiembre de 2006.

Google argumentó que lo retiró en cuanto recibió la notificación y que cooperó con las autoridades italianas para ayudar a identificar a los agresores y llevarles ante la justicia.

Añadió que, como plataforma que no creaba su propio contenido, Google Video, YouTube y Facebook no pueden ser consideradas responsables del contenido que otros suben a la Red, comparando el caso con procesar al sistema postal por las cartas de odio que se envían por correo.

Sin embargo, los fiscales acusaron a Google de negligencia, alegando que el vídeo siguió en Internet durante dos meses aunque algunos usuarios pidieron que se retirara.

La censura de las webs se ha convertido en un tema candente en Italia en los últimos meses, tras un aumento de los sitios de odio contra responsables oficiales como el primer ministro Silvio Berlusconi.

El Gobierno estudió brevemente unos planes para cerrar la páginas que fomentaran el odio después de que en algunas se alabara una agresión al primer ministro, pero la idea se retiró una vez que los responsables de Facebook, Google y Microsoft acordaran un código de conducta compartido.