Público
Público

Correos negocia la compra del servicio postal portugués

La SEPI descarta tajantemente que haya planes para privatizar el operador público postal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Correos está negociando la eventual compra del servicio postal portugués con el objetivo de, en unos meses, 'tener presencia en un Correos Ibérico que abarque toda la península', según ha avanzado el presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ramón Aguirre. En paralelo a esta operación, las prioridades de la sociedad postal pública para el próximo ejercicio pasan por 'abrir fronteras' en su actividad y por modernizarse tecnológicamente para adaptarse a la desaparición de la carta como 'elemento de comunicaciones' y sustituir esta línea de trabajo por otros nichos de negocio.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, el presidente de SEPI ha recordado que Correos 'está inmersa en un proceso de ajuste' pactado con los sindicatos que permitirá que este año se puedan cancelar 518 millones de euros de deuda del servicio público universal postal 'arrastrada de ejercicios anteriores'. En total, a final de 2014 se habrá amortizado la 'mochila de deuda' de 700 millones por dicho concepto con que comenzó la Legislatura, una decisión de la que Aguirre está 'muy satisfecho'.

En paralelo, la compañía ha afrontado una reducción de 400 millones de euros en los gastos de explotación del grupo y se ha reducido la plantilla en 7.000 trabajadores 'de forma pactada con los sindicatos' a través de las bajas no sustituidas. La empresa también ha acordado con los agentes sociales 'la consolidación de temporales de cara a 2014'.

En cualquier caso, Aguirre ha asegurado que tras estos procesos se escondan planes de privatización. 'Ni un solo plan de privatización para el grupo Correos', ha insistido.

También ha expresado su disconformidad ante la sanción impuesta a la empresa por la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) al operador postal público por abuso de posición dominante, aunque respeta el fallo. Asimismo, ha reconocido que no le 'cabe en la cabeza' cómo Unipost puede haber ganado sendos concursos públicos de la Seguridad Social y de la Agencia Tributaria, respectivamente, pese a haber sido sancionada en el pasado por no tener capacidad suficiente para prestar el servicio. 'Pero la mesa de contratación le ha adjudicado el contrato y yo no puedo decir nada. No me cabe en la cabeza cómo, después de haber sido sancionada por no tener el tamaño suficiente para prestar el servicio, le vuelven a contratar, pero yo no soy la mesa de contratación. Habrá que hablar con Correos para que afine cada vez más cómo se plantean esos concursos', ha concluido.

El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ramón Aguirre, ha adelantado este lunes que el grupo cerrará el año 2014 con unos beneficios de 230 millones de euros y sin necesidad de reducir su plantilla, más allá de las bajas que se registren por 'factores vegetativos', es decir, por jubilaciones, fallecimientos o marchas no sustituidas. Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, Aguirre ha señalado que la Intervención General del Estado ha emitido un 'informe de auditoría limpio' sobre 2013, ejercicio que se cerrará con 455 millones de euros de beneficio y 811 millones de euros de Tesorería, por lo que no será necesario que apele a los presupuestos. 'El grupo SEPI no va a tensionar ni a afectar ni impactar en el déficit público. El funcionamiento del grupo no le costará ni un céntimo adicional a los ciudadanos', ha añadido.

De este modo, para el próximo ejercicio el objetivo es cerrar las cuentas con 230 millones de euros, que llegarían a los 350 millones si no fuera por la contribución de SEPI a los compromisos laborales derivados de las reconversiones industriales de astilleros y la minería. Así, se 'iniciará una senda de beneficios que, en el horizonte de 2017, no se verá alterada salvo elementos no previstos', encadenándose cinco ejercicios en positivo.

Esta 'constante creación de resultados positivos' permitirá mantener la deuda del grupo en el 4% del balance total, lo que es 'extremadamente bajo', mientras que la cifra de negocio se incrementará el próximo año casi un 6%, hasta los 4.480 millones de euros. 'Estas magnitudes me permiten afirmar que las plantillas consolidadas de todo el grupo, actualmente en 73.894 trabajadores, tendrán un descenso del 2,8% hasta quedar en 71.795 empleados, pero sólo por factores vegetativos', ha destacado Aguirre, que ha hecho un reconocimiento a los funcionarios por su labor diaria, cuando 'no pasan por un buen momento ni de opinión ni de retribución'.