Público
Público

Corrupción de Champions

La Policía alemana detiene a 17 personas sospechosas de haber manipulado 200 partidos europeos jugados en 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Estamos ante el mayor fraude de la historia del fútbol europeo. Estamos profundamente conmocionados por las dimensiones de la manipulación de partidos por parte de bandas internacionales'. Con estas palabras resumió ayer el experto en la lucha contra manipulaciones de la UEFA, Peter Limacher, la dimensión del escándalo que unas horas antes la Fiscalía de la ciudad alemana de Bochum hizo público en una rueda de prensa. La credibilidad del negocio millonario del fútbol queda definitivamente puesta en tela de juicio.

Están siendo investigados 200 partidos en Europa, entre ellos tres de la Liga de Campeones y 12 de la Liga Europa (antigua Copa de la UEFA), todos jugados en 2009. Los sospechosos se hicieron con varios millones de euros en apuestas europeas y asiáticas. El pasado lunes, 15 personas fueron detenidas en cuatro redadas simultáneas realizadas en Alemania, Suiza, Austria y Gran Bretaña. Además, se registraron 50 oficinas y viviendas en Alemania, Austria y Suiza, donde se confiscaron más de un millón de euros en efectivo y bienes.

La Fiscalía informó ayer de que persigue desde principios de este año a una 'banda internacional acusada de manipulaciones de apuestas a escala profesional y continuada' en nueve países. La Policía investiga al 'núcleo duro' de presuntos delincuentes, jugadores, entrenadores, árbitros y directivos. En total, unas 200 personas.
Los supuestos defraudadores proceden mayoritariamente del sureste de Europa, sobre todo de Kosovo, y entre ellos figuran viejos conocidos de la Justicia alemana, como los hermanos croatas Filip, Milan y Ante Sapina, componentes del grupo de instigadores del escándalo de las quinielas trucadas cuyo cabecilla era el árbitro Werner Hoyzer, alias el padrino de las apuestas, condenado en noviembre de 2005 a dos años y medio de cárcel sin fianza.

El Servicio Deportivo de Información (SID) aseguró ayer, basándose en una 'fuente segura', que las manipulaciones se produjeron en al menos nueve ligas europeas: Alemania, Austria, Bélgica, Bosnia, Croacia, Hungría, Eslovenia, Suiza y Turquía.

El diario Berliner Morgenpost publica que los partidos de Primera División de Turquía se manipularon 'a gran escala' y que fueron objeto de apuestas 'por montos muy elevados' en Alemania, país donde existe una numerosa colonia turca.

En la propia Alemania, se podrían haber amañado cuatro partidos de Segunda, tres de Tercera, 18 de las ligas regionales y otros de las juveniles. En total, 32 encuentros. La Bundesliga, de momento, no está bajo sospecha.

La mafia apuesta sobre todo en Europa del Este y Asia. Un turco conocedor del sistema contaba ayer al Berliner Morgenpost, bajo condición de anonimato, que 'el engaño se produce sobre todo en partidos de ligas menores y en aquellos que no están en el foco de la opinión pública'. Así, los delincuentes no tienen por qué temer el sistema de control de la UEFA, que controla unos 29.000 partidos de Primera y Segunda división de sus países miembros.

Este turco cuenta que los delincuentes recurren con frecuencia al chantaje: 'A menudo reúnen cualquier cosa para chantajear a un jugador. Conozco casos concretos de jugadores endeudados, que visitan burdeles con regularidad, que tienen una amante o tendencias homosexuales'.

Las apuestas no se reducen al resultado de un partido, sino que a veces apuestan mucho dinero a que, por ejemplo, en un minuto determinado habrá un penalti. Una corrupción a gran escala. De Champions.