Público
Público

"La corrupción siempre existió"

Assumpta Serna es una de las protagonistas de la serie 'Borgia'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'La historia la escriben los vencedores, por lo que hay una historia de los vencidos. Y esa es la historia de los Borgia', afirma Assumpta Serna (Barcelona, 1957). La actriz vuelve a la pequeña pantalla con la superproducción europea Borgia, 'una serie basada en el rigor histórico que huye del sensacionalismo'. Con un presupuesto de 30 millones de dólares, esta serie francoalemana, cuya primera temporada consta de 12 episodios, se estrenará el próximo domingo en Cosmopolitan TV a partir de las 23.15 horas.

Serna fue la primera intérprete española a quien se le concedió el honor de pertenecer a la Academia de Hollywood. La actriz da vida a Vanozza Catanei, examante de Rodrigo Borgia y futuro papa Alejandro VI. 'Fue una mujer que supo amar y comprender a su amante, y que después desapareció de la escena pública como sacrificio por el futuro de sus cuatro hijos con Rodrigo', explica.

Si hay una familia en la historia cuyo nombre esté ligado a la corrupción, la ambición sin límites y las ansias de poder, es la de los Borgia. Y así ha sido retratada a lo largo de los siglos. Sin embargo, la nueva producción evita caer en esta visión e intenta explicar 'el contexto histórico en el que se encuadra, sin buenos ni malos'. 'Hay mucha leyenda negra alrededor de esta familia. Fue un clan que luchó por el poder y perdió. La serie busca entender sus ambiciones en una época que hoy día consideramos negra por la sangre y la corrupción', señala Serna.

El estreno de Borgia en España se encuadra en un contexto de renacimiento televisivo de las producciones históricas. 'Hace poco tiempo, apenas se apostaba por este género, pero ha vuelto porque el público quiere conocer el presente y para ello hay que tener claro el pasado', opina.

'La producción histórica permite el espectáculo, base de la ficción, pero también abre la puerta a entender mejor la cultura actual y tiene una función didáctica muy importante', añade la actriz.

Para Serna, el juego de corruptelas, asesinatos e intriga que llevó a la familia Borgia, de origen valenciano, a situarse al frente de la Iglesia católica no es tan diferente al que ha llevado a algunos políticos a situarse en el poder. 'Es el juego de la tiranía, del poder y de la corrupción. No hace mucho que volvió a suceder en Valencia algo parecido a esto. La corrupción siempre existió, es el ansia de poder del ser humano', sostiene.

En este sentido, Serna cree que Borgia puede mostrar alguna que otra solución contra la crisis política que atraviesa España. 'La serie muestra que somos nosotros los que permitimos que haya mala gente en puestos de poder', apunta. A su juicio, 'las sociedades para que funcionen necesitan objetivos comunes', por lo que 'los ciudadanos deben colaborar y ayudarse entre sí'. 'Hay una necesidad de impulsar los valores colectivos y Borgia es un revulsivo para ello', apuntala.

Activa en el cine desde la década de los años setenta, Serna consolidó su fama con la película Matador (1986), de Pedro Almodóvar. En sus más de 30 años como profesional, la actriz echa de menos mayor calidad en la televisión en España. La tele, dice, 'necesita dar un salto de calidad, conseguir la mayoría de edad para no tener estos programas burdos de ahora'. 'Después de tantos años de dictadura, parece que hemos tirado la toalla por una televisión de calidad. No aprendimos que somos responsables de lo público, nos acostumbramos a delegar todo en manos de políticos, militares o clérigos', continúa.

Tras su estreno, Borgia ha cosechado buenas audiencias en Francia e Italia, y muchas críticas en Alemania por sus escenas violentas y de sexo. Una vez grabada la primera temporada y con una opción firmada para filmar nuevos episodios, Serna volverá a España para colaborar en Tierra de Lobos (Telecinco). Aunque previsiblemente su próximo gran papel volverá a ser en el extranjero. Esta vez en Chile, donde tiene un 'proyecto de película de temática social'. No obstante, hasta enero 'no se puede confirmar nada', por lo que Serna no da más pistas sobre su nuevo proyecto.