Público
Público

La corte de apelaciones bloquea las bodas homosexuales en California

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las bodas de parejas homosexuales en California han sido bloqueadas al menos hasta diciembre por una corte de apelaciones mientras se evalúa la constitucionalidad de esos enlaces, informaron las autoridades locales.

La decisión, tomada por un panel de tres jueces del noveno circuito judicial de apelaciones, neutraliza temporalmente una orden judicial tomada el pasado día 12 que hubiera permitido la reanudación de las bodas gay en California a partir de este miércoles.

El juez de San Francisco Vaughn Walker recientemente revocó la prohibición de los matrimonios homosexuales en California, al considerar que la legislación que los prohibía atentaba contra los derechos fundamentales recogidos en la Constitución de EE.UU.

El panel acordó llevar a cabo una audiencia sobre el caso durante la semana del 6 de diciembre y ordenó a ambas partes presentar argumentos acerca de si la Proposición 8 tienen autoridad legal para apelar la decisión judicial de Walker.

El magistrado Walker consideró que la Proposición 8, aprobada en referéndum en noviembre de 2008 en California y que reformó la Carta Magna del estado para definir matrimonio como un enlace entre un hombre y una mujer, no era compatible con los principios de igualdad y proceso legal.

La decisión de Walker ha sido el último movimiento en una larga batalla legal entre defensores y detractores de las bodas entre personas del mismo sexo en California, que se remonta al año 2000, cuando un 61,3 por ciento de los electores aprobó en las urnas la Proposición 22.

Esta iniciativa modificó el código civil del estado al restringir la definición de matrimonio a un enlace que se produce únicamente entre un hombre y una mujer.

Entre 2000 y 2008, el caso de los enlaces entre homosexuales y la validez de la Proposición 22 llegó a los juzgados californianos, aunque las diferentes cortes de apelaciones optaron por mantener la prohibición a esas bodas.

Finalmente, la Corte Suprema de California terminó por revocar la Proposición 22 en mayo de 2008, al considerar que iba en contra de los principios constitucionales de su territorio.

Sin embargo, seis meses más tarde y después de que 18.000 parejas del mismo sexo pasaran por el juzgado, los electores anulaban la sentencia del Supremo en las urnas.

El 4 de noviembre de 2008 el 52,2 por ciento de los votantes aprobaba en referéndum la Proposición 8, una iniciativa promulgada por grupos conservadores con el fin de reformar la Constitución de California para consagrar el matrimonio como un derecho solo aplicable a las uniones entre un hombre y una mujer.

Los matrimonios entre homosexuales son legales en EE.UU. en Massachusetts, Connecticut, Vermont, Iowa, New Hampshire y el Distrito de Columbia.