Público
Público

El Corte Inglés sacrifica sus márgenes ante la recesión

El grupo, que facturó un 3,5% menos, ganó 382 millones en 2008, casi la mitad que un año antes. Las inversiones, de 1.827 millones, marcaron un nuevo récord y el empleo se mantuvo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Corte Inglés ganó en el ejercicio 2008, cerrado en febrero pasado, 382 millones de euros, prácticamente la mitad respecto a los 713 millones de 2007. En medio de una galopante recesión que, como este sábado expondrá en su discurso a los accionistas el presidente del grupo, Isidoro Álvarez, es 'la más profunda desde la crisis del 29, la de más difícil diagnóstico y la de más impredecible duración', el gigante español de la distribución se ha apretado el cinturón para mantener e incluso aumentar ligeramente su cuota de mercado y no sacrificar el empleo ni las inversiones, que alcanzaron la cifra récord de 1.827 millones, un 8,4% más.

En la junta de accionistas de hace un año, Álvarez, cuya empresa es considerada tradicionalmente un barómetro de la situación de la economía española, ya avisó del 'horizonte complejo' que se avecinaba. Y el vaticinio se cumplió: 2008 fue el año de la inflación galopante, del cierre de la financiación bancaria, del reventón de la crisis y de la sangría de despidos en las empresas, que, en el sector de la distribución, se tradujo en una feroz guerra de precios que aún continúa.

Los gestores del grupo, que este año ha reforzado su política de financiación de compras sin intereses, enfrentan 'uno de los periodos más difíciles de la historia reciente de la distribución', en palabras de Álvarez. Para intentar relanzar la demanda, los márgenes del grupo cayeron el año pasado a niveles sin precedentes en la historia reciente de la empresa, fundada en 1940. La rentabilidad sobre ventas (el porcentaje de la facturación que se convierte en ganancias) fue en 2008 de sólo el 2,2%. En 2007, rozó el 4%.

Esa menor rentabilidad se tradujo en una caída del beneficio del 47%, de la que tampoco hay constancia en los últimos 20 años. La caída del resultado bruto de explotación se quedó en el 17%, hasta 1.095 millones, mientras que la cifra de negocios fue de 17.362 millones. Es un 3,5% menos y el primer descenso desde la anterior crisis, la de 1993, aunque entonces la bajada fue del 1%. El retroceso, destacan en la empresa, es menor al sufrido en igual periodo de 2008 por las ventas del comercio minorista (7,2%).

La rentabilidad cae a niveles no vistos en la historia reciente del grupo

Con estas cifras, que están en línea e incluso mejoran las de sus grandes rivales, El Corte Inglés se consolida como el primer grupo de grandes almacenes de Europa y el segundo del mundo, tras la estadounidense Sears.

Por áreas de negocio, los grandes almacenes, la división más importante de la compañía, ganaron 377,8 millones en 2008, un 18% menos, y facturaron 9.667,2 millones, un 4,6% menos. La cadena de supermercados Hipercor continuó con la línea descendente que inició en 2006 y redujo su beneficio un 24%, hasta 112 millones, mientras que sus ventas cayeron un 7,7%, hasta 3.088,6 millones.

Una de las pocas excepciones a la tendencia a la baja fue Viajes El Corte Inglés, la tercera división más importante y líder nacional del sector, que facturó un 2,8% más, hasta 2.306 millones, y ganó 64 millones, un 10% más. Los supermercados Supercor facturaron 407,73 millones de euros, el 1,2% más, al igual que las tiendas de conveniencia Opencor, con unas ventas de 407,63 millones, un 1,8% más.

La división que mejor evolucionó fue Bricor, lanzada en 2008. Facturó un 39% más, hasta 48,41 millones y, aunque todavía computa pérdidas, ha mejorado las expectativas. Dado que el concepto de decoración y bricolaje que guía a esta cadena encaja con el actual contexto de crisis, los gestores del grupo estudian un 'agresivo' plan de expansión.

En vista de que la situación económica no tiene visos de mejora a corto plazo, el grupo prevé adaptarse al mercado mediante bajadas de precios y la apuesta por marcas propias como Aliada, lanzada en octubre pasado con un balance positivo, según la empresa.

Su consejo cobró la cifra récord de 13 millones, un 1% más

El grupo reconoce que prepara cambios en algunas divisiones, como Supercor y Sfera, en los que se va a 'redefinir' el negocio con algunos ajustes en ubicaciones, formatos y equipos humanos.

Con una deuda de unos 3.000 millones y unos fondos propios de 7.606 millones, un 3,2% más, el grupo prevé continuar con su política de apertura de centros en España (hay tres previstas para los próximos meses). La presencia internacional, limitada a Portugal (tiene allí dos centros y un tercero en construcción), permanece como prioridad, aunque el proyecto de abrir un centro en Italia está en barbecho. La opción de una compra en el exterior se analiza con 'prudencia', dicen en la empresa.

La firma se consolida como la segunda del mundo en su sector

En 2008, el grupo abrió dos nuevos centros de El Corte Inglés y cuatro outlets con casi la misma plantilla de 2007 (97.389 personas a jornada completa). Sí hubo una ligera caída (1%) en el área comercial, la que más empleados aglutina (70% del total). También bajó el gasto de personal, un 2,6%. Los diez miembros del consejo de administración, en cambio, cobraron un 1,1% más, hasta la cifra récord de 13 millones.

El grupo, que no cotiza en bolsa, es fiel a su política de reinvertir el beneficio de cada año, que se ha traducido en una drástica reducción del dividendo de 2008. La junta aprobará mañana repartir entre los socios (casi todos, empleados) 28,4 millones de euros, un 63% menos que en 2007 que equivale al 7,4% de los beneficios, frente al 10,4% de hace un año.