Público
Público

El Corte Inglés salva lo peor de la crisis y gana un 1,5% menos

El gigante de la distribución logró incrementar sus márgenes en 2009 a costa de recortar inversiones y aumentar la eficiencia. Constata una mejoría en la primera mitad de este año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Corte Inglés ha superado 'con nota' el trance del ejercicio 2009, el peor que se recuerda en la empresa. Así lo creen sus gestores, que ayer sometieron a la aprobación de la junta de accionistas del grupo las cuentas del año pasado, cerradas en febrero y que reflejan una caída del 1,5% del beneficio neto, hasta 369,1 millones, muy inferior al descenso de la facturación, que fue del 5,8%, hasta 16.356 millones.

Todo ello en un año en el que la economía española cayó a plomo (el PIB bajó un 3,7%, el mayor descenso en medio siglo), y que estuvo marcado por el desplome del consumo de los hogares y la dura guerra de precios en el sector. El beneficio operativo (ebitda) del grupo bajó un 2,5%, hasta 1.066 millones. Con estas cifras, similares a las de sus principales rivales, El Corte Inglés se mantiene como el primer grupo de grandes almacenes en Europa y el segundo del mundo, tras la estadounidense Sears.

La empresa, que en 2009 mantuvo la afluencia a sus centros (653 millones de visitas), recalca que el descenso de ventas (se han situado en el nivel más bajo desde 2006), el segundo consecutivo, ha sido inferior a la caída de la facturación del comercio al por menor, que en 2009 ascendió al 6,1% (tras el retroceso del 7,2% de 2008), según el Instituto Nacional de Estadística.

'A la vista de las cifras de ventas y del beneficio neto, podemos decir que hemos superado la prueba más difícil en el año más difícil', dijo ayer el presidente de la compañía, Isidoro Álvarez, en su discurso a los accionistas.

De hecho, la rentabilidad sobre ventas (el porcentaje de la facturación que se convierte en ganancias) ha repuntado ligeramente, hasta el 2,2%, tras el mínimo (2,1%) de 2008.

En el grupo explican ese dato con dos palabras: más eficiencia

En el grupo explican ese dato con dos palabras: más eficiencia. Es decir, contención de costes, incluyendo los laborales (ver información adjunta), mejora de procesos y menos inversión. Tras la cifra récord de 2008, esta ha caído un 41,4%, hasta 1.071 millones. Es la cifra más baja desde 2002, pese a que el grupo ha continuado con su política de expansión, que tendrá continuidad en el futuro, como muestran los cuatro nuevos centros que espera inaugurar de aquí a finales de 2011. Todo ello con su habitual control sobre la deuda: esta sólo equivale al 0,3% de los fondos propios, frente al 0,4% de 2008.

Prácticamente todas las líneas de negocio registraron (en mayor o menor medida) descensos en sus ventas. Los grandes almacenes, el pulmón del grupo y su área más rentable, mantuvieron su facturación (9.651 millones, un 0,2% menos) y aumentaron un 1,5% su beneficio, hasta 383,6 millones.

Los hipermercados Hipercor, segunda marca en importancia, mantuvieron la línea descendente iniciada en 2006. Sus ventas bajaron un 16,3%, hasta 2.585 millones, y su beneficio se redujo un 35,4%, hasta 72,5 millones. En su memoria, el grupo atribuye esas caídas, 'entre otros motivos, a la política seguida en la adecuación en precios y márgenes acorde con la evolución del mercado'. Fuentes de la empresa añaden el efecto de las reformas efectuadas en sus establecimientos (al cierre del ejercicio, tenía 37) y subrayan que la rentabilidad de Hipercor se ha situado en el 2,8%, 'el ratio más alto del sector'.

La cadena de ropa Sfera y la cadena Bricor continúan en pérdidas, que en el caso de la enseña de bricolaje han aumentado un 25,4%, hasta 7,6 millones. Fuentes de la empresa subrayan que las cuentas de esa división están lastradas por los gastos asociados a las aperturas de este año.

En cuanto a las perspectivas para este año, en la compañía son prudentes ante el posible efecto de la subida del IVA (en vigor desde julio pasado) en el consumo y el incierto panorama económico de aquí a final de año. En cualquier caso, fuentes del grupo aseguran que la primera mitad de 2010 ha sido mejor que el mismo periodo de 2009. En sus palabras a los accionistas, Álvarez citó 'la llegada de nuevos y reputados operadores nacionales e internacionales y una previsible intensificación de la competencia' como uno de los retos para este año.

Lo que sí está descartado es el cierre de centros no rentables

El presidente del grupo avisa de que la recuperación en España, prácticamente el único mercado de la empresa (en el exterior, sólo opera en Portugal), será 'lenta y tardía'. Álvarez recordó que entre los 'desafíos nuevos' de la compañía está la salida a otros mercados, aunque, de momento, su proyecto de construir un centro comercial en Milán (Italia) sigue en barbecho.

Lo que sí está descartado es el cierre de centros no rentables. 'Ni se plantea', dicen en la empresa, que considera que iría en contra de su filosofía, ya que implicaría el despido de trabajadores. 'Esos numeritos son familias', suele decir Álvarez cuando se le plantea esa posibilidad, según sus colaboradores.