Público
Público

Cospedal cree que no se debe ceder al "chantaje"

El PP culpa a Zapatero de convertir a España en una «presa fácil» de los terroristas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A las puertas de la presidencia española de la UE, el PP se lanzó ayer a hacer sangre contra la política exterior de Zapatero. La secretaria general de los conservadores, María Dolores de Cospedal, dijo que España estaba dando un 'espectáculo lamentable' al no mostrar una posición 'coherente, fuerte y firme'. A su juicio, eso es lo que puede llevar a pensar a algunas organizaciones terroristas que 'podemos ser presa fácil'.

En una entrevista en Antena 3, la número dos del PP fue muy dura al referirse al secuestro de los tres cooperantes españoles en Mauritania. 'El Gobierno tendrá que actuar en consecuencia, pero lo que está claro es que reivindicaciones políticas y chantajes políticos no se pueden aceptar', dijo Cospedal cuando se le preguntó por cuáles podían ser las reclamaciones de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) a cambio de liberarlos.

La mano derecha de Rajoy recordó que su partido 'no lo aceptó nunca en el caso de la negociación que mantuvo el Gobierno socialista con ETA'. 'Y entiendo que no se puede aceptar tampoco con una organización internacional', subrayó. Ya por la tarde, trató de rebajar el tono de sus palabras ratificando el apoyo del PP al Gobierno para que el secuestro se resuelva 'de la manera mejor posible para la vida de nuestros compatriotas'.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, también confirmó el respaldo de su formación al Ejecutivo socialista con condiciones. 'Si hace las cosas bien', dijo en Los Desayunos de RTVE. Además, Pons descalificó al Gobierno por haber dejado entrar a Aminetu Haidar de 'una manera un poco idiota' y dijo que Zapatero 'de bueno, resulta tonto'.

Cospedal también habló del caso de la activista saharaui señalando que el origen del 'conflicto' venía de que España 'había incumplido sus leyes dejando que entrara'.

Pons coincidió con Cospedal en cargar contra los socialistas acusándoles de mantener 'una posición blanda' en política exterior y recordó lo ocurrido con el Alakrana. Cree que todo ello ha contribuido a la 'falta de respeto que se tiene a España' fuera y que se traduce en que al Ejecutivo 'le tose cualquiera'. 'Hasta Gibraltar', resaltó.

Era el último frente. Y tampoco podía faltar del repaso de Cospedal. La secretaria general censuró que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, pidiese disculpas al ministro de Gibraltar, Peter Caruana, porque España se tiene que relacionar con Gran Bretaña. 'Ese comportamiento no es el más acertado para reivindicar la soberanía española', argumentó. Y quiso destacar que 'Gibraltar no tiene aguas jurisdiccionales y España no lo puede reconocer'.

Rajoy, que se encontraba ayer en Bonn, comentó que Zapatero le había llamado para informarle sobre algunos de estos asuntos. Ante sus colegas del centroderecha europeo, el líder del PP criticó también a Zapatero por su política económica y trató de convencer a su auditorio de que su partido ocupará la Moncloa tras las próximas generales.