Publicado: 12.02.2014 07:00 |Actualizado: 12.02.2014 07:00

Cospedal pierde terreno en el PP tras la desautorización de Rajoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pulso mantenido por la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y su vicesecretario de Política Territorial, Javier Arenas, a cuenta del liderazgo del PP andaluz se cerró ayer a favor de éste con el anuncio de Juan Manuel Moreno , secretario de Estado de Seguridad Social e Igualdad, de presentar su candidatura, que formalizará esta mañana en la sede de Sevilla. Moreno, número dos del Ministerio de Sanidad que encabeza Ana Mato, pertenece a la dirección provincial del PP de Málaga, donde ha llevado buena parte de su carrera política, y es un hombre criado políticamente a la sombra de Arenas, pero también, y en la etapa del ascenso meteórico de Soraya Sáenz de Santamaría como persona de la máxima confianza de Mariano Rajoy, junto a ella.

En el PP explican que son tres vectores estrechamente relacionados (Santamaría, Arenas y Mato) que confluyen en una persona (Moreno) y contra otra (Cospedal); "las casualidades no existen", añaden. Casualidad que no lo parece tampoco el hecho de Javier Arenas brillase con luz propia como representante de la dirección nacional del PP en la puesta de largo que Rajoy y Sáenz de Santamaría hicieron de su reforma de las Administraciones Públicas el lunes en La Moncloa, con un foro que contó con la asistencia de cinco ministros de la Unión Europea.

A ese acto acudió también todo el núcleo duro de la vicepresidenta con responsabilidades en el Gobierno, encabezado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro; la ministra de Empleo, Fátima Báñez; el jefe de la Oficina Económica del presidente, Álvaro Nadal, o el subsecretario de Presidencia y figura política en alza, Jaime Pérez Renovales.

Por su parte, la secretaria general del PP tenía sus propios planes para suceder a Juan Ignacio Zoido al frente del partido en Andalucía, al que el alcalde de Sevilla accedió en 2012 tras la precipitada marcha de Arenas y después de insistir en que no deseaba más que abandonar este puesto orgánico y dedicarse en cuerpo y alma al Ayuntamiento.

Cospedal había apostado por el número dos de Zoido, José Luis Sanz, alcalde de Tomares, y hasta en dos ocasiones filtró oficialmente una designación que fue tumbada en otras tantas desde La Moncloa. Hoy se sabrá si Sanz sigue adelante con esta candidatura, a pesar de que Moreno es ya el candidato de Rajoy, presidente del PP, y cuenta con el apoyo de las ocho provincias andaluzas, aseguran en el partido.

Moreno es el candidato "de consenso", como se ha encargado de subrayar en varias entrevista el presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, y primer valedor del secretario de Estado.

El gran error de Cospedal fue no tratar de consensuar su apuesta por Sanz "La última palabra la tuvo Rajoy", de eso no hay ninguna duda en el PP, que optó por Moreno a pesar de que éste ya se había descartado públicamente del puesto al saber que no contaba con el visto bueno de Cospedal. El ascendiente de Arenas sobre el presidente ("Que Cospedal infravaloró") y la opinión favorable de Santamaría sobre quien fuera uno de los integrantes de su equipo de diseño de programa con el PP en la oposición hicieron el resto.

El gran error de Cospedal, según argumentan los conservadores, fue no tratar de consensuar su apuesta por Sanz (rechazada desde el principio por el PP de Cádiz y el de Málaga) y despreciar la investigación judicial que éste tiene pendiente en el Ayuntamiento de Tomares, con tres concejales imputados por vulnerar las normas de contratación. Ahora, coinciden las mismas fuentes, el "coste es muy alto" para el PP andaluz, que debe aplicarse el doble en cerrar las heridas, y para ella, fuertemente desautorizada por el propio Rajoy. 

Sin embargo, y aunque la secretaria general puede negar tal desautorización al mostrar la baza de que jamás dio o respaldó el nombre de Sanz en público (como sí hizo Zoido, cuyo entorno, además, se dedicó a propagar que Rajoy respaldaba la candidatura de Sanz el segundo día de su retirada oficiosa), Arenas dispone de poco tiempo para regodearse en la que tal vez sea su "última victoria", explican desde el PP.

Cospedal y su cada vez más estrecho círculo de confianza aguardan expectantes a que se confirmen los movimientos que apuntan a la salida a la luz de nuevas revelaciones de Luis Bárcenas que confirmarían definitivamente el papel de Arenas como amigo y protector del extesorero hasta hace un año, por lo menos, grabación de una comida incluida. El abogado de Bárcenas, Javier Gómez de Liaño, avisó el pasado mes de agosto de que su cliente poseía "constancia documental" de una comida de ambos celebrada en diciembre de 2012.