Público
Público

Cranach, retratista del luteranismo y referente de Picasso, llega a París

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La obra del pintor y diseñador de grabados renacentista alemán Lucas Cranach "El Viejo", uno de los referentes de Pablo Picasso y conocido por retratar a los principales personajes de su época -entre ellos su amigo Martín Lutero-, ha llegado al Museo de Luxemburgo de París.

La exposición "Cranach y su tiempo", que abrirá mañana sus puertas hasta el próximo 23 de mayo, exhibe hasta 75 obras del artista y de algunos de sus coetáneos, entre ellos el otro gran referente de la pintura alemana de la época, Albrecht Dürer (Alberto Durero).

La exposición "pone el acento en la relaciones entre Cranach y sus contemporáneos en Alemania, Países Bajos e Italia", explicó la organización de la muestra en su presentación oficial, que destacó los retratos de Carlos V, Margarita de Austria, Martín Lutero o del pintor italiano Tiziano realizados por el artista.

La obra del pintor alemán, poco valorada a comienzos del siglo XX, fue ensalzada por Picasso, quién admiraba los "trazos elegantes" de sus desnudos femeninos, a menudo representativos de temas mitológicos.

El pintor malagueño rindió homenaje a Cranach y a su hijo "Cranach El Joven" -quien tenía un estilo muy parecido al de su progenitor- con obras como el "Retrato de Joven, según Cranach el Joven", de 1958.

Precisamente la mitología, los temas religiosos y las figuras femeninas son los ejes sobre los que se estructura el lenguaje simbólico del pintor, considerado el "portavoz de la Reforma y del pensamiento humanista", según las mismas fuentes.

La exposición recopila las principales obras del recorrido de Cranach padre, desde su primer cuadro conocido -"Crucifixión de los escoceses", de 1500- e incluye una amplia sección dedicada a los desnudos, que constituyen la parte más conocida de su obra.

Uno de los primeros desnudos de Cranach, un grabado sobre madera que representa a Adán y Eva, abre la serie de cinco cuadros con la misma temática que se prolongan en el tiempo hasta 1533.

Asimismo, la exposición incluye varios retratos de Lutero, razón por la que se atribuyó a Cranach el mérito de haber dado "un rostro a la Reforma" protestante del siglo XVI, apostillaron los artífices del evento.

Los visitantes también podrán ver en la muestra el único autorretrato conocido del pintor, nacido en 1472 en Baviera (Alemania), que sin embargo se representó a sí mismo entre los espectadores en alguno de sus cuadros, como en el "Arresto de Cristo", también presente en esta propuesta del museo.

La exposición coincide con la reapertura del Museo de Luxemburgo, cerrado durante un año por un traspaso de su gestión, y que tiene la particularidad de ser el primer museo francés de la historia abierto al público, concretamente en 1750.

Para la muestra, los comisarios reunieron obras provenientes de más de una quincena de museos y colecciones privadas, entre ellas el cuadro a doble cara "Santa Isabel con el duque Jorge de Sajonia como donante", del museo Thyssen-Bornemisza de Madrid.

La extensa obra de Cranach se explica en parte por su desarrollo, en la ciudad alemana de Wittenberg, de un taller de pinturas y grabados por encargo que adquirió una "enorme productividad", aceptando pedidos de la Iglesia y nobles de toda Europa.

Su celo empresarial quedó plasmado en el epitafio "Pictor celerrimus" (pintor rapidísimo) grabado sobre su tumba en la alemana Weimar, donde se había trasladado para seguir a su mecenas, el rey Juan Federico I de Sajonia "El Magnánimo", hasta su muerte en 1553.