Público
Público

Creada una "fábrica de células", un paso a la vida artificial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un equipo de científicos estadounidenses ha anunciado haber dado un gran paso hacia la creación de vida artificial al crear un ribosoma, que funciona como fábrica de las células.

El ribosoma hace las proteínas, que desempeñan papeles fundamentales en todas las formas de vida. El ARN (ácido ribonucleico) transmite instrucciones genéticas del ADN (ácido desoxirribonucleico) al ribosoma de una célula, que entonces "cocina" la proteína deseada. Todos los organismos vivos, desde las bacterias a los humanos, utilizan ribosomas, y todos son sorprendentemente similares.

No se trata aún de vida artificial pero es un paso importante en esa dirección, aclaró George Church, profesor de genética de la Escuela Médica de Harvard y que dirigió la investigación con un estudiante de licenciatura.

"Si vas a hacer vida sintética, que sea parecida en algo a la vida actual (...) tienes que tener esta (...) máquina biológica", dijo Church a los periodistas en una conferencia telefónica.

El descubrimiento puede tener importantes usos industriales, especialmente para fabricar fármacos y proteínas que no se encuentran en la naturaleza.

Church destacó que su investigación no se ha publicado en una revista científica, la vía habitual para anunciar un trabajo así. Por el contrario, se presentó durante el fin de semana en un seminario de alumnos de Harvard.

El grupo dirigido por el profesor no aspira a crear vida en una probeta, indicó, sino a crear proteínas de diseño en el laboratorio.

"Podemos (...) ir directamente a la síntesis de proteínas", dijo Church. Su colega Mike Jewett ya ha sintetizado luciferasa de luciérnagas, la sustancia que las hace brillar.

"También nos gustaría crear un tipo de célula totalmente nuevo (...) que sea el reflejo a espejo de un sistema de replicación", explicó Church. La mayoría de las formas de vida son "diestras" o "zurdas", una cualidad llamada quiralidad.

Se sabe que cambiar esa cualidad modifica los efectos de los fármacos en el cuerpo. Por ejemplo, la talidomida, que se utilizó en el pasado para prevenir las náuseas matutinas, causa severos defectos de nacimiento. Tiene versiones zurdas y diestras, y sólo la primera provocaba los defectos, pero el medicamento comercializado contenía ambos tipos.

Podría conseguirse cultivar otras proteínas en un plato de laboratorio sin utilizar células vivas, explicó Church. Eso podría incluir fármacos que ahora son demasiado difíciles de fabricar utilizando un proceso llamado diseño racional de fármacos, en el que los medicamentos se construyen molécula a molécula para que funcionen de acuerdo a un mecanismo específico.