Público
Público

Crece el malestar en India por los atentados de Mumbai

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Rina Chandran

Mumbai limpiaba el domingo las calles donde islamistas armados dejaron cerca de 200 muertos en tres días de ataques, mientras el malestar del pueblo indio por las supuestas implicaciones de paquistaníes con los hechos amenaza las relaciones entre ambos países.

La ira desatada por los fallos de la inteligencia y la tardía respuesta a los ataques, dirigidos contra dos de los más conocidos hoteles de lujo y otros lugares del corazón financiero de India, llevó al ministro del Interior, Shivraj Patil, a dimitir.

Los editoriales de prensa criticaban a los políticos por no impedir los ataques y por aprovecharse de sus consecuencias antes de las elecciones del sábado en Delhi y los comicios generales, previstos para mayo.

de mayoría hindú - en 1947.

India dijo el domingo que tenía pruebas del vínculo paquistaní, lo que podría colapsar los esfuerzos de paz que se llevan a cabo desde 2004. Ambos países han librado tres guerras desde 1947.

"Aumentaremos la seguridad y la fortaleceremos a nivel de guerra como nunca lo hemos hecho antes", dijo el domingo el ministro de estado para asuntos internos de India, Sriprakash Jaiswal, a Reuters.

Pakistán también ha dicho que si aumenta la tensión enviará soldados a la frontera con India.

Un responsable oficial en Islamabad dijo que los próximos días serían claves para las relaciones de los vecinos. Pakistán ha condenado los ataques y negado la participación de sus organismos estatales.

El presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari, ha dicho que actuará con rapidez si hay pruebas de la participación de su país.

LIMPIANDO LA SANGRE

Los ataques y el asedio de tres días a los hoteles convirtieron a Mumbai en una zona de guerra.

El domingo por la mañana, el olor a desinfectante era penetrante a las puertas de café Leopold, ya limpio, una escena diferente a la del miércoles, cuando zapatos y servilletas ensangrentados yacían tirados entre muebles y vidrios rotos.

"Abriremos hoy. Sólo espero que llegue mi equipo de trabajo. Hemos limpiado, pusimos todo en orden", dijo Farhang Jehani, propietario y gerente del café junto a su hermano Farzad.

Los Gatos Negros, como se conoce a los comandos de elite de la India, mataron el sábado al último de los hombres armados, después tres días de lucha cuarto por cuarto en el interior del hotel Taj Mahal.

Cientos de personas, muchos de ellos occidentales, quedaron atrapados o fueron tomados como rehenes mientras los hombres armados lanzaban granadas y disparaban de manera indiscriminada. Al menos 22 de los muertos eran extranjeros, entre turistas y empresarios.

Nueve hombres armados y 20 policías y soldados murieron. Un décimo hombre fue capturado vivo.

El Ministerio del Interior de la India dijo que la cifra oficial de muertos en Mumbai llegaba a 183 personas. Anteriormente, la oficina de desastres de Mumbai había dicho que al menos 195 personas había muerto y 295 habían resultado heridas.