Público
Público

Crece la mortalidad materna por anestesia espinal: estudio EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La cantidad de mujeres deEstados Unidos que mueren por complicaciones de la anestesiadurante el parto se redujo en las últimas décadas. Pero unestudio revela que la mortalidad por anestesia regional, queincluye la anestesia epidural y raquídea, crecieron desdemediados de los 90.

Los autores afirman que esas muertes siguen siendo raras,pero dicen que los resultados apuntan a una práctica que podríaser más segura para las mujeres.

La anestesia regional bloquea el dolor en la parte inferiordel cuerpo a la vez que la mujer se mantiene consciente duranteel parto. La mayoría de las cesáreas se realiza con anestesiaregional, pero en las de emergencia se utiliza anestesiageneral.

La anestesia regional es bastante segura. Rara vez, laspacientes sufren una reacción alérgica grave o problemasrespiratorios o cardíacos.

El equipo halló que, entre 1979 y el 2002, la mortalidadmaterna por complicaciones con la anestesia se redujo un 59 porciento en las mujeres de Estados Unidos.

Hubo tres de esas muertes por cada millón de nacidos vivosentre 1979 y 1990, comparado con una muerte por cada millón denacidos vivos entre 1991 y el 2002, publica la revistaObstetrics & Gynecology.

Sin embargo, mientras la mortalidad por el uso de anestesiageneral disminuye desde los 90, la mortalidad por el uso deanestesia regional creció de 2,5 muertes por cada millón decesáreas entre 1991 y 1996 a 3,8 por millón entre 1997 y el2002.

"Es preocupante", dijo la autora principal, doctora Joy L.Hawkins, de la Escuela de Medicina de la University of Coloradoen Aurora. Pero insistió en que la mortalidad por el uso deanestesia durante el parto es poco frecuente y hay medidas quelas mujeres pueden tomar para minimizar los riesgos.

"Lo más importante es recibir buena atención prenatal ymantener controlada toda enfermedad durante el embarazo", dijoHawkins. Eso es porque las enfermedades crónicas, como lahipertensión y la diabetes, aumentan la vulnerabilidad a lascomplicaciones.

Hawkins les recomendó a las embarazadas asegurarse de queel anestesista conozca sus problemas de salud o los remediosque estuvo utilizando.

El equipo utilizó una base de datos oficial de EstadosUnidos que registra la mortalidad asociada con el embarazo:entre 1991 y el 2002, el sistema recibió 56 notificaciones demuertes asociadas con el uso de la anestesia durante el parto.

A la mayoría de las mujeres que murieron (48 de 56) se leshabía realizado una cesárea. En el resto de los casos, no seinformó el tipo de parto.

La mortalidad asociada con el uso de anestesia generaldurante la cesárea disminuyó significativamente en una década:entre 1991 y 1996 se registraron 17 muertes por millón decesáreas; la tasa disminuyó a 6,5 por millón entre 1997 y el2002.

En cambio, creció la mortalidad por el uso de anestesiaregional durante la cesárea.

Para Hawkins, la reducción de la mortalidad por el uso deanestesia desde los 70 se debería a factores como el uso defármacos más seguros, un mejor monitoreo de la frecuenciacardíaca, la presión y el oxígeno de las mujeres durante laanestesia, y un mayor conocimiento de cómo las personasreaccionan a la anestesia.

Pero opinó que la medicina se concentró en prevenir lamortalidad por el uso de anestesia general, que es másriesgosa. Estudios en los 70 y los 80 demostraron que lasembarazadas eran 17 veces más propensas a morir por anestesiageneral que por anestesia regional. Y se actuó enconsecuencia.

Es difícil estudiar los motivos del aumento de las muertespor el uso de anestesia regional, precisamente porque son casosmuy raros. Pero los registros de mala praxis sugieren quevarias muertes en los últimos años estuvieron asociadas con lafalta de equipos de reanimación de emergencia en la sala departos.

De modo que, según Hawkins, es posible que contar con esosequipos pueda hacer la diferencia.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, online 20 de diciembre del2010