Público
Público

Crecen los pedidos de diálogo en Bolivia tras el referendo, pero Santa Cruz desconfía de Morales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los llamamientos para que el Gobierno de Evo Morales y la oposición autonomista se sienten a dialogar ante los resultados del referendo revocatorio del domingo en Bolivia se intensificaron hoy, pero los líderes de la próspera región de Santa Cruz mantienen su desconfianza hacia el Ejecutivo.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, subrayó hoy en declaraciones al canal estatal de televisión la disposición de Morales a dialogar con los opositores, tal y como el domingo anticipó el propio mandatario tras conocer los resultados de la votación.

No obstante, Quintana no dio detalles sobre cómo se organizará, ni cuándo se convocará esa mesa de diálogo, en lo que será un nuevo intento de acercamiento tras varios fracasos de iniciativas similares desde finales de 2007.

Según el ministro, es necesario que los actores políticos del país tengan un "espíritu magnánimo" para dar "la vuelta a la página en la historia" de Bolivia y darle de una vez certidumbre a la población que, según dijo, vive en "la zozobra" permanente.

Agregó que si no es posible un "acuerdo sustantivo" las diferencias deberían dirimirse en 2009 en dos referendos sobre el proyecto de nueva Constitución, cuya versión ha sido rechazada tajantemente por la oposición.

La votación del domingo no solo ratificó sino que incrementó, según los sondeos, el respaldo de Morales y de los cuatro gobernadores autonomistas de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, departamentos conocidos como "la media luna".

Varios analistas coincidieron hoy en que los bolivianos, con su voto, han expresado un mensaje claro que obliga a las partes, confrontadas desde 2006, a concertar el proyecto de Constitución de Morales con los estatutos autonómicos aprobados unilateralmente por la "media luna".

De hecho, el propio Morales aseguró ayer que la unión de los bolivianos se conseguirá "juntando la nueva Constitución Política del Estado con los estatutos autonómicos" desde el respeto a la legalidad.

A falta de resultados definitivos -que no se conocerán hasta dentro de siete o diez días-, los sondeos de la prensa señalan que Morales fue ratificado en el referendo con cerca de un 63%, nueve puntos más que en las elecciones de 2005.

Con el 23% de los votos escrutados, la Corte Nacional Electoral (CNE) da hoy a Morales un respaldo del 52%; al prefecto de Tarija, Mario Cossío, el 65%; al de Santa Cruz, Rubén Costas, 69,5%; al de Beni, Ernesto Suárez, 67%; y al de Pando, Leopoldo Fernández, 66%.

En la jornada, según las encuestas, perdieron su mandato el prefecto oficialista de Oruro, Alberto Aguilar; el opositor de La Paz, José Luis Paredes; y el de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, quien se niega a reconocer su derrota.

A favor del diálogo también se pronunció la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) que afirmó hoy que los resultados de la consulta obligan a la clase política a "sentarse para llegar a acuerdos en los temas fundamentales del país".

El jefe de la misión de la OEA, el ex vicepresidente de Guatemala Eduardo Stein, destacó la necesidad de que en los próximos días las partes establezcan "reglas claras para la negociación".

Stein consideró que en Bolivia hay espacio para la concertación y apeló a que los dirigentes políticos recojan el mensaje de la ciudadanía porque "se está jugando con el país a la orilla del abismo".

En el mismo sentido se pronunció el partido opositor Poder Democrático y Social (Podemos), cuyo dirigente y senador Tito Hoz de Vila, celebró el discurso conciliador de Morales el domingo en la noche.

"Seríamos ciegos en no reconocer una victoria del presidente y en ese sentido ahora más que nunca, más que nunca, hay que sentarse a la mesa del diálogo y el primer paso lo tiene que dar el Gobierno", dijo Hoz de Vila, cuyo partido controla el Senado.

Sin embargo, los líderes de la rica región oriental de Santa Cruz han planteado reparos al diálogo por la desconfianza, según dijeron, que tienen hacia las convocatorias del Gobierno de Morales.

El secretario de Autonomías de la Prefectura de Santa Cruz, Carlos Dabdoub, asesor cercano al gobernador Costas, aseguró que su región "nunca se ha negado al diálogo", pero hay una "falta de credibilidad en la palabra del Gobierno porque nunca ha cumplido", dijo.