Público
Público

Trabajo cree que cotizar por las becas aflorará empleo

Las empresas pagarán a la Seguridad Social por sus becarios a partir de noviembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A partir del 1 de noviembre, las becas darán un paso adelante en España hacia la dignificación del trabajo en prácticas. El Consejo de Ministros aprobó ayer un real decreto para reconocer algunos conceptos de la cotización de los becarios. La medida se enmarca dentro de la reforma de las pensiones, y trata de paliar la ampliación del número de años mínimos cotizados hasta 38,5 para jubilarse a los 65 años.

Los becarios podrán ver reconocido su derecho desde el 1 de noviembre de este año, aunque fuentes de Trabajo dan por sentado que no será hasta el próximo ejercicio cuando las empresas comiencen a pagar por las cuotas de sus becarios. La Seguridad Social prevé diferir el pago de la cuota a las empresas que lo soliciten por causas económicas o de contabilidad.

En principio, la entidad que financie la beca, ya sea pública o privada, una empresa, o una fundación, pasará a ser el empleador y a abonar una cuota media de 42 euros por mes y becario. Por su parte, el becario deberá aportar alrededor de seis euros, para completar la aportación que le dará derecho al reconocimiento del tiempo para la jubilación y a una prestación por incapacidad temporal. Las becas seguirán sin tener derecho a paro y tampoco las empresas tendrán que abonar para el Fondo de Garantía Salarial.

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, cree que hasta 30.000 becarios en activo pueden pasar a cotizar en los próximos meses, lo que supondrá un ingreso para las arcas de la Seguridad Social de 18 millones de euros. Con todo, los becarios no constarán como afiliados normales para no maquillar los datos de afiliación.

En ese sentido, Gómez reconoció en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que la medida puede tener un efecto sobre el afloramiento de contratos formales. En su opinión, la aproximación de las condiciones y los costes de una beca a, por ejemplo, un contrato en prácticas hará que muchos empresarios se animen a contratar. En este sentido cree que la medida 'trata de cerrar una puerta demasiada abierta en los últimos años', por la que se utilizaba la mano de obra de los becarios como sustituta de la contratada.

Para formalizar esta relación, será necesario que el becario reciba algún tipo de remuneración, que realice una actividad práctica y que esté titulado. Si el organismo que financia la beca no la quiere reconocer, la Inspección de Trabajo puede intervenir.

Se abre además la posibilidad de que los antiguos becarios rescaten su cotización para la pensión. Hasta el 31 de diciembre de 2012, aquellos trabajadores que disfrutaron de una beca pueden solicitar un convenio en alta especial con la Seguridad Social para reconocer hasta dos años de cotización. Para ello, el organismo en el que hizo las prácticas debe acreditar la relación. Una vez aceptado, el exbecario deberá pagar por el periodo que quiera convalidar. Trabajo espera que hasta 200.000 personas soliciten el trámite. La cantidad a pagar dependerá de la base de cotización mínima vigente en el momento de la beca, pero la media rondará los 150 euros al mes.

La Seguridad Social ofrece la posibilidad de diferir las cuotas hasta en el doble de tiempo solicitado. Esto es, que en el caso de pedir dos años, el pago se puede hacer durante cuatro ejercicios, abonando 75 euros al mes, o retrasarlo en caso de estar en desempleo.