Público
Público

La "cremá" culmina las Hogueras de la crisis y da paso al verano en Alicante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La "cremá" de los 182 monumentos plantados a lo largo de la ciudad de Alicante ha puesto punto y final a las fiestas de Hogueras'2011 en un año marcado por la crisis, y ha dado por inaugurado el verano con la tradicional "banyá" de los bomberos ante el disfrute de los miles de festeros.

Las comisiones que plantan las hogueras han hecho un esfuerzo especial para repetir la inversión de los últimos años en los monumentos (en total han costado unos 2,2 millones de euros), sobre todo después de que las subvenciones municipales hayan bajado de 400.000 a 200.000 euros.

Un día más tarde que en el resto del país, el fuego de San Juan ha puesto el broche a una semana en la que los amantes de la fiesta han disfrutado de mascletás, toros y celebraciones en barracas y racós, así como del estruendo de los petardos y de la música en cada rincón de la ciudad hasta bien entrada la madrugada.

La espectacular "palmera imperial" lanzada a medianoche desde el castillo de Santa Bárbara, en la cima del monte Benacantil, con 250 kilogramos de pólvora ha marcado el inicio de la "nit de la cremá" iluminando el cielo de Alicante durante 25 segundos.

Como es norma habitual, el primero de los 182 catafalcos en ser pasto de las llamas ha sido la plaza del ayuntamiento y a partir de ahí, como el efecto de una gota de agua, los bomberos han comenzado a prender los monumentos del resto de la ciudad de centro a afuera.

Tras el permiso de la bellea del foc, Raquel Sánchez, la hoguera oficial ("La tierra prometida"), de los hermanos Fonseca, ha prendido con rapidez en una noche idónea para la quema, sin viento.

Las grandes dimensiones del remate, de seis toneladas de peso, ha obligado a los bomberos a desplegar un dispositivo especial en el que, por primera vez, los alicantinos no han podido estar dentro de la plaza del ayuntamiento.

Se han usado 25 kilogramos de explosivos y 30 litros de gasolina para que este catafalco comenzara a arder, primero, por los pétalos del remate en forma de palmera y, después, por el interior de la estructura.

El calor se ha dejado sentir en toda la plaza, lo que ha "obligado" a los bomberos a dirigir las mangueras hacia quienes se agolpaban en las calles aledañas, algunos de los cuales ha tenido que esquivar rescoldos provenientes de la hoguera.

Otro de los monumentos que ha sido pasto de las llamas ha sido el ganador del concurso oficial de las hogueras 2011, el plantado en el distrito Gran Vía-Cerámica con el título "ContemplARTE", con una altura de 20 metros y un coste relativamente bajo para el monumento ganador, por ser de "tan sólo" 60.000 euros.

Se trata de una composición modernista en la que los artistas Pedro Abad y Federico Molinero reflejan las cuatro etapas del arte valenciano: el modernismo a través de Gastón Castelló, el arte cinético con Eusebio Sempere, el vanguardismo mediante Ripollés y el impresionismo de Joaquín Sorolla.

Estas escenas que combinan el fuego y el agua que lanzan los bomberos se ha repetido en el resto de hogueras repartidas por el casco urbano, primero en las de mayor categoría y posteriormente en las más modestas, sobre todo en los barrios, siempre en un ambiente festivo y veraniego.

La masiva afluencia de alicantinos y visitantes ha obligado a que el dispositivo de seguridad estuviera formado por más de un millar de agentes del Cuerpo Nacional de Policía, 400 efectivos de la policía local, 155 bomberos y 150 voluntarios de Protección Civil, que trabajarán durante toda la noche ayudando a los equipos de limpieza.