Publicado: 08.11.2014 14:33 |Actualizado: 08.11.2014 14:33

Los criminólogos advierten de que en España hay tres asesinos en serie

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

En España hay de uno a tres asesinos en serie operativos y que no han podido ser por el momento identificados y detenidos, ha alertado el presidente de la Sociedad Española de Investigación de Perfiles Criminológicos, Juan Francisco Alcaraz. El policía y criminólogo, en una entrevista a la agencia Efe, ha destacado la dificultad de vincular un caso de asesinato con otro, pues una misma persona puede matar hoy en Tenerife y dos semanas después en Londres, por ejemplo.

Analizar las escenas del crimen, el tipo de víctima al que se dirige, estudiar todos los actos desde que contacta con la víctima hasta que acaba con ella y conocer la motivación que le lleva a matar son algunos de los parámetros que se estudian para dar con los asesinos en serie.

La frecuencia asesina puede aumentar o disminuir dependiendo de las alteraciones psíquicas que sufra el asesino, aunque también puede estar relacionada con que determinadas noticias lo "enfaden" o no hablen lo suficiente de él, pues la mayoría de asesinos en serie suelen padecer trastornos narcisistas. Alcaraz, que acaba de publicar Manual del asesinato en serie: aspectos criminológicos, ha detallado que el asesino en serie es también obsesivo, compulsivo y se retroalimenta de forma adictiva en sus actos.

Este tipo de asesinos, la mayoría de ellos con problemas familiares graves en su infancia, tienen "otra" manera de visualizar las emociones y los sentimientos, ha añadido el especialista en psicología criminal.

En su libro sostiene que los futuros asesinos en serie son en un gran porcentaje niños con una mala infancia a la que se enfrentan creando una fantasía paralela como mecanismo de defensa para crear "un mundo ideal" y poder sobrevivir. Cuando el niño crece y llega a la adolescencia, la fantasía, la curiosidad por el sexo y la violencia se unen y surgen unos condicionantes "muy potentes y potenciales" que en el futuro pueden derivar en un asesino en serie. La frustración ante una sociedad que no le acepta ni le permite ningún tipo de relación puede desembocar en que el futuro asesino acabe matando en su fantasía.

Romper el denominado "freno moral" e iniciar una secuencia asesina depende de que una situación que lo lleve al límite, como que lo despidan del trabajo, muera su madre o tenga altercado con un compañero. En ese momento empieza a matar y es imparable, ya que mantiene su fantasía y lo hace en todas las ocasiones que pueda, hasta que sea descubierto y detenido. Un asesinato y otro están divididos por un periodo de "enfriamiento emocional", que puede abarcar desde una hora hasta meses después dependiendo de lo que su fantasía, que le hace sobrevivir y destruir al mismo tiempo, le demande.