Público
Público

Crisis: Año V

En 2012 España volverá a la recesión con la dificultad añadida de recortar 20.000 millones de más por la desviación del déficit

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con el arranque de 2012 se inicia el quinto año de crisis. España está al borde de la recesión y afronta este año el reto de reducir el déficit al 4,4%, lo que supondrá un ajuste de 36.500 millones de euros, unos 20.000 millones más de lo estimado inicialmente.

Tras el anuncio del Gobierno de que el déficit de 2011, inicialmente previsto en el 6%, llegará al 8%, lo que implica una desviación de dos puntos, 2012 se estrena con una subida de impuestos y un recorte de 8.900 millones de euros. En definitiva, más impuestos y menos derechos.

En total, las medidas adoptadas por el Gobierno suman 15.100 millones de euros, sólo el 40% del duro ajuste que tendrá que hacer el Ejecutivo este año. Como dijo la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, 'esto sólo es el inicio del inicio'.

Así, el Gobierno tendrá que recortar el déficit en 21.400 millones adicionales, lo que previsiblemente le obligará a aprobar nuevos recortes y medidas en los Presupuestos de 2012, que elaborará a lo largo del primer trimestre y que espera tener preparados antes del 1 de marzo.

Una de las grandes incógnitas es si las medidas implementadas serán suficientes para generar actividad e incrementar los ingresos por sí mismas o si el Ejecutivo se verá obligado a subir de nuevo los impuestos.

En este último caso, el Gobierno de Rajoy podría decantarse por subir el IVA, ya que es uno de los impuestos más recaudatorios y ya ha tocado el IRPF, el otro gran impuesto que puede ayudar a reflotar las arcas de las administraciones públicas.

Otro de los retos del equipo económico de Rajoy será el de culminar la reestructuración financiera en los seis primeros meses del año, con el saneamiento de los balances a través de la venta de los inmuebles terminados en manos de las entidades financieras. Y también le queda por delante una reforma integral del mercado de trabajo. 

Asimismo, tendrá que resolver la crisis de deuda, que llevó al país a vivir una extrema volatilidad en verano y en el mes de noviembre, cuando la prima de riesgo española llegó incluso a superar el umbral de los 500 puntos básicos.

Las últimas medidas económicas pactadas entre los dos grandes partidos, el cambio de Gobierno y los acuerdos alcanzados en Europa lograron relajar las tensiones al cierre del año, lo que permitió que el Tesoro cerrara con éxito sus últimas emisiones.

Sin embargo, muchos analistas achacan estos buenos resultados al miedo a que lleguen tiempos peores, puesto que las perspectivas económicas y financieras apuntan a un escenario de difícil financiación para el Tesoro.

De hecho, la economía volverá a la recesión en el primer trimestre del año, como ya ha admitido el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, quien reconoce que los próximos meses no serán buenos para la actividad y el empleo.

De esta forma, la recesión, las dificultades del sistema financiero, una tasa de paro que se aproxima al 22% y las difíciles medidas que tendrá que tomar el Gobierno para reducir un déficit desbocado marcarán uno de los años más duros de la crisis económica.