Público
Público

La crisis de la banca hunde a la economía irlandesa

La inyección de fondos públicos eleva el déficit presupuestario al 32%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los bancos irlandeses continúan siendo una losa que está hundiendo la economía del país. El Ministerio de Economía ha confirmado las peores expectativas de los mercados al anunciar que el rescate del Anglo Irish Bank podría exigir 35.000 millones de euros en el peor de los casos, algo que fue desmentido de forma tajante en su momento.

En un escenario más positivo, la carga sería de 29.000 millones.

Las cifras obligarán a una nueva ronda de medidas de austeridad en el presupuesto de 2011 y elevarán el déficit presupuestario hasta el 32% del PIB, una cifra nunca alcanzada por ninguna economía de la UE. Casi el 20% de ese déficit procede del dinero público gastado en los bancos.

La deuda pública llegará hasta el 98% este año, frente al 64% del 2009.

El primer ministro, Brian Cowen, se negó a cuantificar el alcance del próximo recorte presupuestario: “Ahora no se trata de especular sobre una cifra, sino de reconocer el serio desafío al que nos enfrentamos”.

Las autoridades irlandeses anunciaron también que otro banco, Allied Irish Bank, necesitará 3.000 millones más para cuadrar sus cuentas, lo que conducirá a su nacionalización.

La noticia no es muy buena para la credibilidad de las pruebas de resistencia a la banca, realizadas en toda la UE. El banco las superó hace tres meses, pero ahora se ha visto que su situación distaba mucho de ser estable.

En total, el rescate bancario habrá obligado a inyectar 50.000 millones de euros, una cantidad equivalente al 30% del PIB irlandés.

Para contrarrestar la previsible furia de los contribuyentes, el ministro de Hacienda, Brian Lenihan, dijo que “ningún país permitiría” el hundimiento de los bancos porque podrían llevarse por delante a la economía de todo el país.

“Es obvio que todas estas pérdidas se produjeron en el sistema financiero a mitad de esta década –dijo Lenihan– y es obvio que algunos bancos se han ocupado durante mucho tiempo de intentar ocultar la existencia de estas pérdidas”.

La oposición lo ha llamado el ‘jueves negro’ de la economía irlandesa. En el Parlamento, sus portavoces cuestionaron la lógica de la actuación del Gobierno.

Frente a la idea de que Anglo Irish Bank es “too big to fail” (demasiado grande como para dejarlo caer en la bancarrota), Michael Noonan, del partido Fine Gael, dijo que en realidad era “demasiado grande como para poder ser salvado”.

La oposición dijo que el Gobierno es como un jugador en el casino que pierde dinero y que “dobla la apuesta con la esperanza de recuperar el dinero perdido”.

El Gobierno ha cancelado las subastas de deuda pública irlandesa previstas para las dos próximos meses al tener cubiertas de momento sus necesidades de financiación y porque el precio sería prohibitivo.

No será hasta el próximo año cuando Irlanda tenga que comprobar si existe aún interés por su deuda soberana en los mercados. Las autoridades insisten en que no habrá más inyecciones de fondos públicos, aunque en ocasiones anteriores afirmaron lo mismo.

También niegan que vayan a verse obligados a acudir al FMI o al Banco Central Europeo para refinanciar su deuda.