Público
Público

La crisis de confianza sale muy cara a España

La bolsa se hunde y pierde casi un 6%. La emisión de deuda pública se encarece medio punto. Elena Salgado acusa a Almunia de "poco prudente" al comparar a España con Grecia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Definitivamente, los mercados no se fían de España. La crisis de confianza en la economía tuvo ayer su jornada más negra, desde las bolsas a los mercados de deuda, pasando por los despachos políticos.

Los factores que han desatado la desconfianza sobre la salud de la finanzas de la economía española se acumulan, pero las declaraciones Joaquín Almunia en su despedida como comisario europeo de Economía, en las que comparó la situación financiera del país con la griega, dieron la puntilla. Si un español tiene dudas sobre su propia casa, ¿por qué se van a fiar los de fuera? La ministra de Economía española, Elena Salgado, se apresuró ayer a recriminar la actitud 'poco prudente' de Almunia.

La bolsa española registra la mayor caída desde octubre de 2008

Pero ya era tarde. El huracán desatado contra el país en los mercados financieros internacionales ya había alcanzado su máxima potencia. Los números rojos se apoderaron de la bolsa, que terminó la jornada con un descenso del 5,94%, el más acusado desde octubre de 2008, poco después de la caída del coloso mundial de las finanzas Lehman Brothers.

Grandes medios de comunicación internacionales como Financial Times o The Economist llevan semanas destacando esas mismas dudas. También las han planteado gurús de la economía como Nouriel Roubini, conocido por predecir la crisis, o el premio Nobel y asesor de Obama, Paul Krugman. Los grandes fondos de inversión internacionales, que mueven ingentes cantidades de dinero, tomaron nota. Y ante la duda, las ventas de activos españoles han sido masivas durante las últimas semanas. 'La situación financiera española es muy mala, pero estas caídas tan abultadas responden más a motivos especulativos y de sentimiento de mercado que a un análisis real de las cuentas del país', explica Daniel Pingarrón, analista de IGMartes.

Esta desconfianza comenzó a fraguarse cuando Grecia reconoció haber mentido a la Unión Europea y presentó serios problemas en sus finanzas. Expertos y medios de comunicación comenzaron a buscar similitudes para hacer sus análisis y aquí aparecieron Irlanda, Portugal y España. 'El deterioro de las finanzas de nuestro país durante la crisis ha sido muy fuerte, pero también hay que recordar que partíamos de buena base y la deuda sobre el PIB es de las más bajas de Europa', explica Félix López, director de Gestión de Atlas Capital.

Pero hay una diferencia, España es mucho más grande. Es el noveno país del mundo y su economía pesa mucho más en Europa que la griega. Por eso, los problemas en España hacen más daño y dan mucho más miedo. ¿Cuánto?

La prima de riesgo con Alemania se dispara hasta cerca de un punto

Los mercados tienen varios sistemas para medirlo. Uno de ellos es el que compara la rentabilidad del bono alemán a diez años con el español. Este termómetro lleva subiendo desde finales del año pasado y ayer alcanzó los 0,96 puntos, frente a los 0,88 del miércoles. Otro instrumento que utilizan los expertos para medir el riesgo de impago de un país son los CDS (Credit Default Swap). El español subió ayer de 134 a 152 puntos.

En los peores momentos de la crisis, hace casi un año, llegó a 170 puntos. Estas subidas son algo más que una referencia técnica, ya que atacan de lleno a las arcas del Estado. Es decir, a España le cuesta más conseguir dinero en los mercados internacionales.

Un ejemplo, ayer el Tesoro Público hizo una emisión de bonos a tres años por 2.517 millones de euros y tuvo peticiones por casi el doble. Había compradores, pero es que España tuvo que subir el tipo de interés al 2,6%, frente al 2,1% que pagó en la última emisión de este tipo, hace dos meses. Es decir, un medio punto más caro.

Los otros grandes perjudicados son las entidades financieras españolas. 'Los mayores poseedores de deuda pública española son los propios bancos españoles y a eso se deben las ventas masivas de estos días', asegura Pingarrón. Sobre todo, las de ayer cuando el propio Banco Santander perdió casi un 10% de su valor bursátil, incluso después de presentar un suculento beneficio.

La espiral bajista parece imparable, pero no lo es. 'El Banco Central Europeo podría frenarla lanzando mensajes de tranquilidad y, si es necesario, comprando deuda para compensar las ventas del mercado', advierte Juan Ignacio Crespo, director de Thomson Reuters. No es la única alternativa. 'También sería de gran ayuda que el Gobierno abordara con urgencia, contundencia y convicción reformas estructurales', asegura Féliz López, .

Es la referencia que ha llegado desde el exterior los últimos días pero, para Emilio Botín, presidente de Banco Santander, no tiene ningún sentido. Comparar a España con Grecia, como hizo el miércoles el comisario Almunia, “es como comparar el Real Madrid y el Alcoyano, que está en segunda o tercera división”, dijo Botín. “Nosotros somos fuertes y sólidos, con un nivel de vida fenomenal”, aseveró el banquero, quien quiso dejar claro que el aumento del déficit “no debería plantear dudas sobre la calidad crediticia del Reino de España”. El primer banquero de España dio ayer un espaldarazo a los últimos anuncios de Zapatero. Dijo que el país ha atravesado un momento malo pero que se superará porque las medidas propuestas por el Gobierno (recorte de gasto, pensiones y negociación colectiva) son “acertadas” y van en la “buena dirección”. Eso sí, urgió a ponerlas en marcha cuanto antes porque es necesario acabar con el “nerviosismo” de los mercados.