Publicado: 24.05.2014 20:52 |Actualizado: 24.05.2014 20:52

La crisis del bipartidismo se examina hoy en las urnas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los dos grandes partidos, PP y PSOE, se enfrentan hoy al examen de las elecciones europeas, en medio de una corriente de abstención y desafección hacia la política y la Unión Europea. Nunca como en estas elecciones hay tanta papeleta a elegir de formaciones con posibilidad real de obtener un escaño en el Parlamento Europeo.

Si en el año 2009 seis partidos lograron la representación parlamentaria, los especialistas calculan que esta vez puede ser nueve. Podemos, Equo, Vox o el Partido X constituyen una prueba de resistencia del bipartidismo, que ha entrado en crisis a causa de la corrupción política, la larga crisis económica que arrastra a la clase media -a la que las entidades financieras colocaron buena parte de las pérdidas-, la pobreza, las crecientes ejecuciones hipotecarias, el desalojo de las casas, los casi cinco millones de parados...

La desafección se extiende por Europa, justo cuando de estas elecciones saldrá elegido el poderoso Parlamento que co-legislará en la Unión Europea en los próximos cinco años, así como la persona con más posibilidades de ser elegida presidente de la Comisión. Cada familia política europea presenta su candidato.

El censo electoral está formado por más de 360 millones de ciudadanos europeos de 28 países. En España, el censo está compuesto de 36,5 millones de personas y deberán elegir a 54 eurodiputados. Del censo español, 34,4 son residentes, 1,7 millones viven en el extranjero y 336.586 son ciudadanos de otros países que viven en España. El censo total ha aumentado en 963.040 electores desde 2011.

La primera proyección de la composición de la Eurocámara se publicará a las 22:00 horas con los sondeos a pie de urna. Los primeros resultados se conocerán a partir de las 23 horas, que es cuando Italia cierra sus urnas. La legislación europea exige que se hayan cerrado antes los colegios electorales de todos los países miembros de la Unión Europea. Para entonces, se prevé que en España se haya escrutado más del 90% de los votos depositados en las urnas.

La página web electoral abierta para dar cuenta de los datos oficiales del escrutinio es: http://resultados2014.interior.es

El Gobierno ha reducido un 11,6 por ciento el coste de las elecciones europeas respecto a las de cinco años: 120 millones de euros frente a los 136 de las elecciones al Parlamento Europeo en 2009. El mayor ahorro se ha conseguido en logística electoral, ya que, por ejemplo, se ha reducido el coste de fabricación de las papeletas de votación en 1,46 millones de euros.

Los datos de apertura de colegios y de participación se conocerán, por medio de rueda de prensa, a las 10:30 horas, las 14:30 y las 18:30 horas. A las once de la noche, informarán de los resultados la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro del Interior, Jorge Fernández.

Para garantizar el desarrollo de la jornada se movilizará a unos 90.000 efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. De ellos, más de 28.207 serán miembros del Cuerpo Nacional de Policía, 45.500 serán guardias civiles, 3.900 mossos de esquadra y 1.950 de la policía autónoma vasca. A todos ellos hay que sumar los miembros de la policía foral de Navarra y los efectivos de las policías locales de todos los municipios españoles.

Habrá 23.026 locales con 49.445 mesas de votación, 68.000 urnas y 58.000 cabinas para garantizar el secreto del voto.

Un total de 148.335 personas serán presidentes y vocales de las mesas, mientras que 296.670 han sido llamadas como suplentes ante posibles eventualidades.

En esta ocasión, habrá tres ciudades con mesas administradas electrónicamente (Barcelona, Córdoba y Valladolid). El sistema mayoritario de transmisión de los datos serán las 21.938 tabletas repartidas por los distintos colegios, aunque también habrá algunos casos que seguirán el proceso tradicional, que consiste en aportar los datos de forma telefónica.

En total, 360 millones de europeos están convocados a las urnas para elegir a 751 representantes en el Parlamento para el periodo 2014-2019. La votación se inició el 22 de mayo en Reino Unido y Países Bajos. Irlanda fue a las urnas el viernes; Letonia, Malta y Eslovaquia, el sábado; y República Checa los dos días.

Por primera vez en la historia, los principales grupos políticos de la Eurocámara han designado candidatos a presidir la Comisión. Para ello, han realizado una campaña paneuropea, en un intento de personalizar las elecciones y reforzar el poder del Parlamento.

Si las encuestas aciertan, el favorito para sustituir a José Manuel Durao Barroso sería así el candidato popular, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, que presidió el Eurogrupo durante la crisis de deuda, por encima del aspirante socialista, el alemán Martin Schulz, actual presidente de la Eurocámara.

Sin embargo, no es seguro que los jefes de Estado y de Gobierno designen a los aspirantes que propone la Eurocámara, sino que podrían optar por un candidato 'tapado', lo que provocaría un choque institucional. El que más claramente se ha expresado en este sentido es el holandés, Mark Rutte, que ha dicho que los líderes europeos "nunca se han comprometido" con estos candidatos y que el procedimiento es una "invención" del Parlamento.

Entre los candidatos tapados se menciona con frecuencia a la presidenta del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, o a los primeros ministros de Finlandia, Jyrki Katainen, o Irlanda, Enda Kenny, si gana el PPE; o a la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, si ganan los socialistas.

Los líderes europeos celebran una cumbre extraordinaria el 27 de mayo, apenas dos días después de los comicios, para recuperar la iniciativa y lanzar el proceso. Según el Tratado, son ellos los que deben proponer al candidato "teniendo en cuenta" el resultado electoral y por mayoría cualificada, mientras que el Parlamento debe ratificarlo por mayoría simple (es decir, 376 votos a favor).

 


http://www.quoners.es/debate/crees-que-las-elecciones-europeas-marcaran-el-fin-del-bipartidismo