Público
Público

La crisis económica impide movimientos millonarios en el mercado invernal europeo de fichajes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La crisis económica cayó de pleno en el mercado invernal europeo de fichajes, con operaciones de escaso calado en cifras y en renombre, con el ítalo-brasileño Thiago Motta y el chileno Eduardo Vargas como protagonistas.

En España, los grandes no han acudido al "mercado invernal", lo que avala la ausencia de grandes estrellas en el "baile" de la media temporada.

El Sevilla es el club que más ha invertido tras fichar a José Antonio Reyes (ex Atlético de Madrid) y al senegalés Babá Diawara (ex Marítimo de Funchal), y repescar al defensa Juan Torres 'Cala', formado en su cantera y que estaba cedido al AEK de Atenas. En total, unos 7,1 millones de euros.

El Espanyol ha reforzado su plantel con la llegada del centrocampista brasileño Phillippe Coutinho, cedido por el Inter de Milán, del delantero nigeriano con pasaporte español Kalu Uche y de Víctor Sánchez, ambos del suizo Neuchatel Xamax.

El Zaragoza llegó a un acuerdo con el Catania para la cesión del argentino Pablo Sebastián Alvarez, quinto fichaje del colista de la Liga.

El Granada ha adquirido a cuatro jugadores, pero cedió a tres, entre ellos el brasileño Gabriel Silva (Palmeiras) y el chileno Matías Campos (Audax).

En Italia, los jugadores latinos alegraron las contrataciones, con Thiago Motta como estrella con su traspaso del Inter al París SG por 10 millones de euros.

El Inter se ha hecho con los servicios del colombiano Fredy Guarín, del Oporto, que compartirá vestuario con el brasileño Juan Ghilherme Nunes Jesus, de 20 años, del Internacional de Porto Alegre.

El uruguayo Martín Cáceres (Sevilla) reforzará las filas del Juventus, mientras el delantero chileno Eduardo Vargas abandonó el Universidad de Chile para incorporarse al Nápoles.

Vargas jugará con el argentino Ezequiel Lavezzi y el artillero uruguayo Edinson Cavani, en una operación por la que el Nápoles desembolsó unos 11 millones de euros.

El Milán ha contratado al argentino Maxi López (Catania) y el Roma obtuvo la cesión con opción de compra del brasileño Marcos Antonio De Mattos Filho "Marquinho" (Fluminense), y perdió al chileno Daviz Pizarro, quien, según su representante, jugará hasta final de temporada en el Manchester City.

El Udinese contará con el chileno Bryan Carrasco (Audax), al tiempo que el portero argentino Juan Pablo Carrizo pasó del Lazio al Catania.

En Alemania, el fichaje del senegalés Mame Biram Diouf (Manchester United) por el Hannover 96 ha sido lo más destacado. A su vez, el Borussia Mönchengladbach traspasó al delantero argentino Raúl Bobadilla al Young Boys suizo.

El equipo más activo ha sido el Wolfsburgo con siete fichajes, entre ellos el defensa suizo Ricardo Rodrigues (Zúrich) y el brasileño Felipe, del Nacional Funchal.

En Francia, el París SG hizo la operación más costosa al abonar 10 millones de euros al Inter de Milán por el ítalo-brasileño Thiago Motta, después de haber intentado fichar al argentino Carlos Tévez (Manchester City) y al brasileño Kaká (Real Madrid).

El club, propiedad de un fondo catarí, se reforzó también con los defensas brasileños, Maxwell, del Barcelona, y Alex, del Chelsea.

El Lille recibió al defensa argentino Mauro Cetto (Palermo) y al delantero costarricense John Jairo Ruiz, figura ascendente del fútbol de su país.

El Olympique de Marsella, muy acuciado por los problemas económicos, se deshizo del futbolista con más salario, el argentino Lucho González, que volvió al Oporto, del que había llegado hace dos temporadas.

El Marsella pagó por González 18 millones de euros más primas y lo vendió ahora por dos, aunque se ahorra el elevado salario del jugador argentino.

En Inglaterra, el Chelsea cerró un acuerdo con el Genk belga para fichar al delantero Kevin de Bruyne, de 20 años, por 6,7 millones de libras (7,9 millones de euros).