Público
Público

Crisis entre India y China a causa del Dalai Lama

Un viaje del líder tibetano a un Estado fronterizo que Pekín reclama atiza la gran rivalidad asiática

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Dos soles no pueden brillar en el cielo, así como dos tigres no pueden habitar en la misma montaña', reza un proverbio chino. Si este aforismo citado recientemente en una página web china de estrategia con respecto a India causó una tremenda conmoción en el vecino asiático, ahora es el Gobierno comunista quien recibe una sacudida con la visita esta semana del Dalai Lama a Arunachal Pradesh, Estado indio fronterizo en el Himalaya y disputado por China.

Mientras miles de monjes recibieron al líder espiritual tibetano en el enclave budista de Tawang con el sonido del gong y el recitar de sutras, el Gobierno chino expresó una 'profunda insatisfacción' por la visita y acusó al decimocuarto Dalai Lama de tratar de envenenar las relaciones entre ambos gigantes asiáticos.

Arunachal Pradesh es identificado por el Gobierno chino como Tíbet del Sur

El Gobierno comunista ya se opuso el mes pasado a un viaje electoral del primer ministro indio, Manmohan Singh, a este territorio montañoso y prácticamente despoblado que China identifica como el Tíbet del Sur.

Pero ha habido otros golpes en una atmósfera de creciente beligerancia entre ambas naciones asiáticas, sobre todo a raíz de la firma el año pasado del acuerdo nuclear civil entre Estados Unidos e India. El subcontinente fue bienvenido entre las potencias nucleares sin necesidad de firmar el Tratado de no Proliferación.

China se siente más amenazada desde entonces y saca músculo. En 2008 se produjeron hasta 270 incursiones fronterizas por parte de tropas chinas en territorio indio, una cifra superior a las sufridas en la frontera de Indiacon Pakistán.

En 2008, las tropas chinas lanzaron 270 incursiones en territorio indio

De este modo, Tawang y los 90.000 km2 de Arunachal Pradesh reivindicados por China se han convertido, de nuevo, en la punta del iceberg de la rivalidad entre los dos gigantes asiáticos con el primero y el segundo crecimiento económico del mundo.

La breve guerra que libraron ambas naciones en 1962 en esta zona ha dejado tras de sí un problemático legado: vastos territorios patrullados por soldados y reclamados por ambos países.

Una sexta parte de Cachemira, Aksai Chin, ahora en poder de China, y el Estado indio de Arunachal Pradesh se encuentran fuertemente militarizados y corren el riesgo de convertir al techo del mundo en un volátil polvorín.

A pesar de las 13 rondas de negociaciones realizadas a partir de 2003, las dos potencias siguen sin ponerse de acuerdo a la hora de definir sus 3.500 kilómetrosde frontera.

El acuerdo nuclear entre EEUU e India ha exacerbado los temores de China

'Barack Obama debe aprovechar su viaje a Pekín para enviar un claro mensaje a China de que no debe cambiar el statu quo por la fuerza y que su ascensión en Asia debe ser pacífica', afirmó por teléfono a Público el profesor Brahma Chellaney, del Centro de Investigación Política de Nueva Delhi. 'Las relaciones entre Estados Unidos, China e India y el asunto de Tíbet son centrales a la hora de explicar las tensiones entre India y China', continúa el profesor.

El viaje del Dalai Lama a Arunachal Pradesh supone su reconocimiento tácito de la pertenencia de este Estado a India y del acuerdo adoptado entre el imperio británico y el Gobierno de Lhasa en 1914 que definió la Línea McMahon. Tawang es una localidad de fuerte tradición tibetana con un importante monasterio budista, donde se refugió el líder espiritual tras su huida de China en 1959. También allí nació el sexto Dalai Lama en el siglo XVII y se considera un lugar favorable para la próxima reencarnación de la máxima figura budista fuera de la influencia de China.

La creciente tensión entre los dos colosos asiáticos se ha revelado durante los últimos tiempos en más de una ocasión. China trató de bloquear la concesión de un crédito de 1.900 millones de euros por parte del Banco Asiático de Desarrollo a India para un proyecto hidráulico en la disputada región.

Pekín continúa aumentando su influencia política y económica en el llamado 'collar de perlas', alrededor de India, con la financiación de grandes obras de infraestructura en países como Pakistán, Sri Lanka y Nepal.

Herencia colonial. Unos límites “innecesarios”
Los dos gigantes asiáticos se disputan vastas cantidades de territorio a ambos lados de una frontera de 3.500 kilómetros, que ni China ni India reconocen de forma oficial. En los años previos a la independencia india en 1947, los administradores del imperio británico consideraron innecesario definir los límites de un área tan remota como el Himalaya.

Guerra de 1962. Ofensiva china
Tras la independencia india, las escaramuzas en la frontera degeneraron en guerra en 1962. Las tropas chinas arrasaron a las indias y ocuparon posiciones en suelo de India. Tras el acuerdo de alto el fuego se aceptó volver a los límites previos al conflicto, fijados en la línea McMahon de 1914.

Cachemira china. Destinado a Pakistán
India también acusa a China de ocupar 5.180 km2 en el norte de Cachemira, un territorio que según las autoridades indias fue cedido a Pakistán en 1963.

Arunachal Pradesh. Pekín reclama 90.000 km2
Pekín reclama a India los 90.000 km2 de la parte oriental del Estado indio de Arunachal Pradesh. Tras más de dos décadas de conversaciones, en 2005 se acordó una hoja de ruta para resolver la disputa.