Público
Público

La crisis se lleva un tercio del beneficio de la gran empresa

A pesar de que Telefónica y Santander logran capear el temporal, el Ibex se resiente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los resultados hasta septiembre de las principales empresas españolas cotizadas, que se agrupan en el índice Ibex 35, son la prueba en cifras de la erosión que está provocando la crisis también en las grandes compañías. Se consume menos energía, menos cemento, se viaja menos, se controla la factura del teléfono y los bancos tienen que destinar cada vez más dinero a protegerse del posible crecimiento de los impagos. Raro es el sector que no sufre y, aunque en el tercer trimestre puede haberse frenado el ritmo de caída, con lo que resta de año quedan pocas dudas de que, para buena parte de las empresas, será un ejercicio a olvidar.

En los nueve primeros meses, el beneficio conjunto obtenido por las firmas que integran el Ibex (salvo Inditex y Sacyr, que aún no han presentado resultados) cayó un 32,7%, si se compara con el mismo periodo de 2008, hasta 31.948 millones de euros.

Los datos de Arcelor Mittal, que entró a formar parte del Ibex en abril en sustitución de Fenosa, provocan una considerable distorsión. La siderúrgica de origen angloindio tiene escasa liquidez en bolsa y es una excepción en el Ibex, tradicionalmente integrado por firmas españolas. Arcelor se vio duramente castigada por el parón en la demanda de acero y pasó de ganar 7.906 millones entre enero y septiembre de 2008, a perder 697 millones en el mismo periodo este año. Sin tener en cuenta Arcelor, la ganancia del resto del Ibex habría caído en conjunto un 17,5%.

Las dos principales columnas que sostienen el índice, el banco Santander y Telefónica, esquivaron una brusca caída del beneficio gracias a una estrategia similar. Cuando en los noventa otra crisis empezó a complicar las posibilidades de crecimiento de ambos grupos en la Península, optaron por cruzar el océano y expandirse en América Latina. Veinte años después, eso es lo que les ha permitido mitigar el efecto devastador que la crisis está teniendo en España.

En general, la diversificación geográfica ha demostrado su eficacia. No es el caso de BBVA puesto que su principal apuesta en América Latina es México y la economía del país es otra de las grandes castigadas por la recesión.

El Santander ha logrado además jugosos ingresos extraordinarios, como los 1.247 millones procedentes de la salida a bolsa de su filial brasileña Banespa, que le han permitido fabricarse un buen colchón contra la futura evolución de la morosidad. Otros bancos han tenido que sacar las dotaciones del negocio habitual, lo que se ha traducido en importantes caídas del beneficio en algunos casos.

Otro factor a tener en cuenta son los extraordinarios de 2008 que perjudican la comparativa. Es el caso de las fuertes plusvalías que obtuvo Endesa vendiendo activos a E.ON. También la venta de Airwave y Sogecable por parte de Telefónica. Sin ese efecto, la firma de telecomunicaciones habría ganado un 6,4% más.