Público
Público

La crisis merma la confianza en la suerte y perjudica a sorteos y juegos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La crisis ha retraído la confianza de los españoles en la suerte como vía para alcanzar un mejor nivel de vida, por lo que se invierte menos en todo tipo de juegos de azar y disminuyen las ventas de los operadores de juego del país.

Loterías y Apuestas del Estado (LAE) ha visto cómo los ventas de todos sus productos han disminuido un 5,9 por ciento en enero y febrero de este año con respecto al mismo periodo de 2008, pasando de 2.081,1 millones de euros a 1.957,5, ha informado a Efe este organismo.

El descenso más acusado se ha producido en la Quíntuple Plus (-43,2%) y el Euromillones (-16,8%), y los dos únicos productos que han crecido en ventas son la Bono Loto (4,4%) y Lototurf (41%).

Fuentes de LAE han explicado que el consumidor "se ha pasado de La Primitiva a la Bono Loto porque es más barato y permite jugar más veces por el mismo precio".

Esta tendencia a la baja comenzó a mostrarse en el tradicional sorteo de la Lotería de Navidad, cuyas ventas disminuyeron un dos por ciento, pero rompe el crecimiento continuado que han mantenido en los tres últimos años tanto los productos de LAE como los del sector privado, que incluye bingos, casinos y máquinas B.

Para la ONCE, en cambio, este año es el cuarto de disminución de su cuota de mercado, ya que "cuando entró el Euro Millones desestabilizó el sector del juego en este país", ha manifestado a Efe su delegado en Andalucía, Patricio Cárceles.

No obstante, ha asegurado que la disminución de las ventas se ha agudizado desde el pasado verano, algo que en la ONCE achacan a la "psicocrisis" y ante la que proponen "resignación, porque es muy difícil de contrarrestar".

Cárceles ha dicho que el número de clientes no ha sido muy significativo, pero cada vez compran menos, y las armas que ha diseñado la ONCE para que aumente la frecuencia de compra son los "sorteos más competitivos".

Por ello a comienzos de año se cambió el Cuponazo del viernes, aumentando su precio a 3 euros y su premio a 9 millones, y se apuesta por sorteos especiales como el del Padre y el de la Madre.

Aún así, la ONCE, cuyas ventas totales ascendieron en 2008 a 2.100 millones de euros, arrastra en los últimos seis años un descenso del 8,66 por ciento que, sumado al IPC de ese periodo, le ha hecho perder el 28,36 por ciento de su poder adquisitivo.

Para hacer frente a esta situación, la organización ha pedido al Gobierno "más libertad en los juegos para ser más competitivos" ante la revisión este año del acuerdo general que ambas partes mantienen, ha indicado Cárceles.

La ONCE cuenta con más de 70.000 afiliados, presta apoyo a más de cuatro millones de discapacitados y crea 118.000 empleos, por lo que reclaman "ayuda" no mediante subvenciones sino "con herramientas de trabajo en un mercado de juegos liberado".

El sector de juego privado tiene la mayor cuota de mercado del país, con un 60,79% y con las máquinas B como producto más usado, mientras que LAE dispone del 32,22% y la ONCE del 6,99%.