Público
Público

La crisis no paraliza las obras municipales, pero sí retrasa su ejecución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis económica no ha paralizado ni suspendido las obras municipales previstas para 2009, si bien, según los ayuntamientos consultados, muchas de ellas han tenido que ralentizar su ejecución y retrasarlas para más adelante.

Este es el caso de Madrid, donde su alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón ha decidido "aplazar en el tiempo", que no suspender, el inicio de las obras de 35 equipamientos que ya tenían concluido su proyecto y que se abordarán a partir de 2010, "si la situación mejora".

Ruiz-Gallardón también ha anunciado que la reforma del Eje Prado-Recoletos, uno de los proyectos estrella de esta legislatura, no se iniciará en 2009, como estaba previsto, salvo en la Plaza de las Cortes, que estaba comprometido con el Congreso de los Diputados.

En Barcelona, el Ayuntamiento ha asegurado que lleva adelante su programa y cumplirá sus compromisos de inversión en este mandato, y que se estima en 3.100 millones.

Su alcalde Jordi Hereu ha subrayado que "todas las variantes que dependan de la inversión pública del Ayuntamiento no pararán" y ha recordado que la economía de este Consistorio "está saneada".

En el País Vasco los ayuntamientos de Bilbao y Vitoria van a continuar con sus grandes obras y de hecho, acelerarán su proyectos emblemáticos como un medio para luchar contra la crisis, favorecidos porque su nivel de endeudamiento es bajo.

En Vitoria se va seguir adelante con las dos grandes obras, el Palacio de Congresos y auditorio, y el soterramiento del ferrocarril, mientras que en Bilbao se continuará con las obras proyectadas e incluso habrá seis millones de euros más para el nuevo palacio de deportes de Miribilla.

Por el contrario, el Ayuntamiento de San Sebastián ha retirado inversiones por valor de 30,5 millones de euros, es decir el 23 por ciento del volumen total, entre las que destacan los proyectos de construcción de una estación central de autobuses y de un edificio para la Guardia Municipal, que han quedado aplazadas por la crisis.

En Andalucía, no se paralizado ninguna obra si bien en Sevilla, el proyecto de construcción del acuario, en las instalaciones del puerto fluvial del Guadalquivir, está paralizado desde principios de año.

En Málaga también se retrasará unos dos meses la terminación de la construcción de una biblioteca pública y en Granada, la crisis demorará los plazos de ejecución de un aparcamiento subterráneo y paralizará las obras en otro.

En Galicia, el Ayuntamiento de A Coruña seguirá con su plan de obras para 2009 y "no va a echar el freno" al considerar que se encuentran en mejores condiciones que otros municipios.

En el mismo caso se encuentra Vigo que ni paraliza, ni ralentiza ninguna obra y Lugo, que incluso tiene previsto programar más.

En Pontevedra, el Ayuntamiento está trabajando para adelantar las obras en curso mientras que en Ourense, el Consistorio ha apreciado una reducción de las solicitudes de licencias para construcción.

En Castilla-La Mancha, las obras no se están paralizando y si bien en Ciudad Real, el Ayuntamiento presentó un plan de austeridad, mantiene la construcción de un auditorio y la ampliación del Museo del Quijote.

Guadalajara y Albacete siguen adelante con los proyectos, al igual que Toledo y Cuenca, en esta última está en marcha el acondicionamiento del yacimiento arqueológico de la Plaza de Mangana.

Tampoco los ayuntamientos de Zaragoza, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife tienen previsto paralizar obras municipales mientras que el Ayuntamiento de Oviedo reconoce que se pueden producir retrasos en proyectos firmados.

En la Comunidad Valenciana, la ciudad de Valencia tiene en marcha varios proyectos que no se han paralizado por la crisis como es el caso del hospital de La Fe o el nuevo estadio de Mestalla.

Además, el Ágora, el último de los edificios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, diseñado por Calatrava, avanza para estar listo en noviembre de 2009.

Los consistorios de Badajoz, Cáceres y Mérida preven continuar con las obras, al igual que los nueve ayuntamientos de las capitales de provincia de Castilla y León.

También continúan sin cambios los calendarios de obras en Pamplona, Logroño, Cartagena y Murcia, aunque en este última el Ayuntamiento prevé una contención del gasto de personal y publicidad y Santander, donde sí se ha paralizado un aparcamiento subterráneo.