Público
Público

La crisis, Obama y el paquete energético de la UE marcarán la cumbre de Poznan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis económica, el eventual cambio de Estados Unidos tras la elección de Barak Obama y la posición definitiva de la Unión Europea, marcada por la aprobación de su paquete de energía y cambio climático, serán los puntos claves de la Cumbre del Clima de la ONU, que empieza mañana en Poznan (Polonia).

La catorce Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 14), que se celebrará hasta el 12 de diciembre, será una cumbre de transición con vistas a la de Copenhague de 2009, en la que se deberá llegar a un acuerdo sobre el régimen climático a partir de 2012, cuando finaliza la aplicación del Protocolo de Kyoto.

La secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, ha asegurado, en declaraciones a los medios, que se trata de una reunión "instrumental, de gran importancia", en la que habrá "elementos de suspense hasta el último momento".

La posición de EEUU -actor fundamental en la negociación-, con un presidente electo que ha anunciado su voluntad de mantener una mayor cooperación en las relaciones internacionales y de integrar de manera más clara su compromiso de lucha contra el cambio climático, será uno de los aspectos más importantes de la cumbre.

El paquete de medidas sobre energía y cambio climático de la UE, con unos objetivos para 2020 de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero del 20 por ciento, un 20 por ciento de energías renovables y una disminución del consumo energético del 20 por ciento, se presenta también como otra de las claves de Poznan.

Este paquete deberá ser aprobado en el Consejo Europeo, que se celebrará el 11 y 12 diciembre, coincidiendo con los dos últimos días del tramo ministerial de la cumbre, lo que marcará de forma importante esta cita, que se podría prolongar por este motivo "hasta bien entrado" el sábado 13.

El impacto de la actual coyuntura económica en la negociación será "uno de los elementos más importantes a seguir", según Ribera, que ha apuntado la posibilidad de que algunos países aprovechen la crisis para proponer retrasos en la negociación.

La secretaria de Estado ha asegurado que el núcleo central de la discusión de los ministros va estar en decidir si la referencia temporal para calcular la reducción de las emisiones sigue siendo 1990, como en el Protocolo de Kyoto, así como en concretar de qué manera se reparte el esfuerzo entre los distintos países.

Para lograr un acuerdo y poder avanzar de verdad en la lucha contra el cambio climático, Ribera ha defendido que "en un momento determinado hay que abstraerse de todos los papeles y todo el trabajo técnico y en dos folios introducir los mensajes políticos de primer orden".