Público
Público

La crisis provoca en España la mayor caída de la presión fiscal

El desplome de los ingresos en 2008 es el mayor de la OCDE, sólo superado por Islandia. En 2009, la recaudación se sitúa ya en el 29,5% del PIB, su nivel más bajo desde la entrada en la UE en 1986

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La crisis económica podría compararse con un agujero negro que se está tragando una ingente cantidad de recursos públicos. La fuerte contracción de la actividad económica y del consumo ha provocado un desplome de los ingresos de forma casi generalizada en los países industrializados. Y la española es una de las economías donde el boquete en la recaudación es mayor.

Según los datos del último informe de la OCDE sobre presión fiscal (el peso de los ingresos fiscales y de las cotizaciones sociales en el PIB), relativo a 2008, España fue junto con Islandia el país desarrollado donde la crisis provocó un mayor agujero en la caja de Hacienda. La presión fiscal se redujo el año pasado en 4,2 puntos porcentuales respecto a 2007, hasta representar el 33% del PIB, de acuerdo con el informe del organismo internacional.

En dos años, se habrán esfumado 80.700 millones de la recaudación

En términos relativos, España ha perdido muchos más ingresos que otros países, como EEUU (baja 1,4 puntos), Francia o Italia (que pierden 0,4 y 0,3 puntos, respectivamente). En la pérdida de ingresos de España en 2008 influyó no sólo la caída de la recaudación por la crisis, sino también la puesta en marcha de la deducción de los 400 euros y la rebaja del Impuesto de Sociedades.

La pérdida de ingresos no se ha detenido ahí. La sangría en las arcas públicas se ha mantenido a lo largo de 2009. De acuerdo con los datos que maneja la Intervención General del Estado, los impuestos y cuotas recaudados por las Administraciones Públicas en la primera mitad del año se situaron en 157.649 millones de euros, un 13,2% menos que en el mismo periodo de 2008.

El Banco de España cree inevitable subir los impuestos para bajar el déficit

Esos ingresos, con los correspondientes ajustes, vienen a representar un 29,5% del PIB. Se trata del nivel más bajo de la presión fiscal de los últimos 23 años, justo desde la entrada en lo que ahora es la Unión Europea, un paso que representó el despegue definitivo de la economía española. De mantenerse esta situación en lo que queda de ejercicio, las arcas públicas habrán perdido en dos años cerca de ocho puntos de PIB, o unos 80.700 millones de euros, cantidad cercana al déficit con el que cerrarán los Presupuestos del Estado este año.

Precisamente, el desplome de la recaudación explica en gran medida el elevado nivel que ha alcanzado el déficit conjunto de todas las administraciones (cerrará 2009 al menos en el 9,5% del PIB). El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, señaló el pasado lunes en el Senado que 'dada la magnitud del desequilibrio' de los presupuestos públicos será 'inevitable' volver a subir impuestos. De momento, la vicepresidenta económica ha descartado que en 2010 haya más aumentos de impuestos que los anunciados (especialmente, el IVA), aunque desde el Ministerio de Economía se viene lanzando el mensaje de que, a partir del próximo año, habrá que revisar todos los gastos y todos los ingresos.