Público
Público

La crisis triplica las enfermedades laborales sin baja

Según UGT, la elevada cifra de paro hace que los trabajadores acudan enfermos a trabajar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El año pasado, por primera vez hubo más enfermedades profesionales sin baja que con baja. De 18.121 enfermedades, 8.919 (el 49,2%) acarrearon baja y 9.202 (el 50,8%) no lo hicieron. La cifra contrasta con la de 2006, cuando el 85% de los enfermos por el trabajo estuvieron de baja. Estas son algunas de las cifras que se desprenden de un informe sobre enfermedades del trabajo presentado ayer por UGT. Según la secretaria de Salud Laboral del sindicato, Marisa Rufino, el número de enfermedades profesionales sin baja, que se ha incrementado en un 282% desde 2006, se debe a la crisis económica y a la cifra de paro de España, 'que hace que los trabajadores no se den de baja y acudan enfermos al trabajo por miedo a ser despedidos'.

Además, Rufino ha señalado que la forma de calcular la cantidad de enfermedades de origen profesional hace que no se consideren 11.981 patologías no traumáticas. Suponen un 38% de las enfermedades pese a no aparecer en el listado y se reconoce que derivan del trabajo. Entre ellas, se encuentran el estrés o la depresión, males que se incrementan con la crisis y que elevan la cifra de enfermedades ocasionadas en el trabajo en 2011 a 30.102. Esta cifra supone que cada día 82 personas enferman en España por su trabajo.

Rufino ha pedido al Gobierno una nueva Estrategia Española de Seguridad y Salud Laboral (la actual finaliza este año) y para ello, el sindicato considera necesarias reuniones con patronal y Ejecutivo para negociar una estrategia mejor que la anterior. Además, ha pedido que se desarrolle la Ley de Salud Pública, que ayude, entre otras cosas, a que los médicos cuenten con un protocolo que les permita determinar si una enfermedad tiene su origen en el centro de trabajo. Por último, UGT cree necesario incluir en el cuadro de enfermedades español la lista de enfermedades laborales que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aprobó en 2010.