Público
Público

La crisis y los controles reducen la inmigración ilegal en la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis económica y unos controles fronterizos más estrictos están llevando a una abrupta caída en la inmigración ilegal en la Unión Europea, dijo el miércoles el organismo de control de fronteras Frontex.

Un total de 106.200 inmigrantes ilegales fueron interceptados en el mar y en las fronteras de tierra en 2009, un 33 por ciento menos que el año anterior, dijo el subdirector ejecutivo del organismo, Gil Arias-Fernández, en rueda de prensa.

"La falta de trabajo es un factor clave para la caída", dijo Arias-Fernández. Las medidas tomadas por Libia, Mauritania y Senegal para impedir que los inmigrantes ilegales partan de sus costas también han ayudado a detener el flujo, añadió.

Casi nueve de cada diez inmigrantes ilegales usan Grecia como trampolín hacia la UE. En el primer tercio de 2010 se han detectado un total de 6.600 cruces fronterizos, un 7 por ciento menos que en el mismo período del año anterior.

"La mayoría de la gente que entró a Grecia tiene previsto continuar su viaje a otros países miembros de la UE", dijo Arias-Fernández.

Grecia tiene dificultades para hacer frente al creciente número de inmigrantes, la mayoría de los cuales acceden a través de Albania y Turquía, para buscar una vida mejor en Europa.

Frontex ha reforzado los controles en la frontera grecoturca, pero negó las informaciones de prensa de que tuviera planes inmediatos para usar aviones no tripulados.

"Estamos siguiendo el desarrollo de la industria para ver si pueden usarse, pero en este momento es prematuro decir que Frontex tenga planes para usarlos", dijo Arias-Fernández.

La UE han intentado en vano durante mucho tiempo convencer a Turquía, que aspira a convertirse en miembro de la UE, para hacer más para controlar las salidas de su costa occidental hacia Grecia.

La propia Grecia ha sido criticada por la inmigración, y las organizaciones de defensa de derechos humanos dicen que comete abusos al detener y expulsar a inmigrantes.

El Gobierno socialista griego ha prometido tomar medidas contra la inmigración ilegal, al mismo tiempo garantizando la nacionalidad a todos los niños inmigrantes nacidos en el país.