Público
Público

La crisis y la UE deciden las presidenciales irlandesas

El empresario Seán Gallagher parte como favorito en unas pintorescas elecciones a las que concurre el exdirigente del IRA Martin McGuinness

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desde que, en 1938, Douglas Hyde fue elegido, sin oposición, primer presidente de Irlanda, las elecciones se celebran cada siete años sin pena ni gloria. Las de ayer, sin embargo, han sido distintas por la presencia del norirlandés Martin McGuinness, del Sinn Féin, entre los siete aspirantes a presidente de la República. Temas como el nacionalismo o la política internacional, que solían dominar las sosas campañas electorales, han sido sustituidos por la relación norte-sur de Irlanda, la crisis económica y la vinculación de la isla a la Unión Europea.

En su periplo por Irlanda, a Martin McGuinness le ha perseguido su pasado como dirigente del Ejército Republicano Irlandés (IRA) en Derry, segunda ciudad de Irlanda del Norte. Aunque él insiste en que perteneció a la organización terrorista de 1971 a 1974, nadie le cree. Viceprimer ministro del Gobierno autónomo de Belfast, McGuinness mide bien las palabras y los gestos. Aun así, en un programa de radio criticó a los west brits (británicos del oeste, término peyorativo utilizado por los republicanos) por las constantes referencias a sus vínculos con el desintegrado IRA.

La gestión de la crisis podría apartar de la presidencia a la derecha irlandesa

El dirigente republicano, en un intento de exigir austeridad y rigor a los políticos si logra la presidencia, ha publicado sus cuentas bancarias como ejemplo de transparencia. Los sondeos le dan un 15% de los votos, colocándolo en tercer lugar. Aunque el candidato del Sinn Féin no salga elegido noveno presidente de la República, sí que es el primero que habla de 6,3 millones de habitantes (4,5 del sur y 1,8 del norte) o 'del arte de hacer la paz'. El Sinn Féin consiguió en las últimas elecciones legislativas 14 diputados de los 166 que forman el Parlamento irlandés.

De los siete candidatos a la presidencia cuya función es básicamente de representación del Estado, sin casi poder político, cuatro son independientes. Aunque Seán Gallagher, el más irlandés en nombre y apellido, era miembro del Fianna Fáil (FF) hasta mayo y se ha visto obligado a reconocer un donativo de 5.000 euros del partido conservador. Pese a dominar en Irlanda desde su independencia, el FF perdió en febrero las elecciones y cayó en picado por la gestión de la crisis económica y el crédito de 85.000 millones de euros concedido por la UE y el FMI. Con un 14% de paro, los irlandeses vuelven a ser un país de emigrantes.

'Somos un gran país. Debemos ir por el mundo con la cabeza bien alta y con el sentido renovado de confianza y vigor. Esa es la cara y el mensaje de Irlanda en el mundo', aseguró a la BBC Gallagher, favorito en las encuestas con un 40% de los votos. Hombre de negocios con éxito, es conocido como jurado de un reality show en el que los concursantes muestran sus habilidades laborales.

Entre los candidatos, un activista gay, un laborista de 70 años y una eurovisiva'

El segundo lugar en popularidad lo ocupa Michael Higgins (25%), candidato laborista, exministro y político veterano de 70 años. Y en cuarta posición se ha situado el independiente David Norris (8%), senador y activista gay. Abandonó provisionalmente la carrera electoral al conocerse que había utilizado el membrete del Senado para pedir clemencia ante las autoridades israelíes para un amigo acusado de violar a un menor. El escándalo no afectó a su popularidad.

El candidato del democristiano Fine Gael, el partido que encabeza el Gobierno de coalición con los laboristas, es Gay Mitchell, exalcalde de Dublín. Al contrario que McGuinness, Mitchell se ha negado a publicar sus gastos y dietas como diputado europeo, provocando la sospecha de que algo esconde. Quizá por eso, sólo un 6% le apoya en los sondeos.

Las dos candidatas independientes alcanzan un 3% de votos cada una. Mary Davis ha colaborado con la actual presidenta, Mary McAleese, quien sucedió a la primera mujer en el cargo, Mary Robinson. Organizadora de los Juegos Paralímpicos celebrados en Dublín en 2003, no cuenta con opciones.

La Sarah Palin irlandesa, con pasaporte norteamericano, es Rosemary Scallon, conocida como Dana. Crecida en un barrio católico de Derry, emigrada a EEUU y madre de cuatro hijos, como Mary Davis, Dana ganó en 1970 a la Gwendolyne de Julio Iglesias en el Festival de Eurovisión de 1970, pero no parece que vaya a lograr la presidencia de Irlanda con su agenda contra el aborto y los anticonceptivos.

Los primeros resultados de las elecciones de ayer se conocerán esta tarde debido a la tradición irlandesa de cerrar los colegios electorales, depositar las urnas en centros de recuento, irse a dormir y empezar con calma al día siguiente a contar papeletas y votos preferenciales para ir descartando candidatos tranquilamente.