Público
Público

Cristiano tiene un hueso extra

Se llama 'os tibialis' y alarga la lesión. El luso viajó ayer a Holanda y seguirá de baja al menos dos semanas más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cristiano Ronaldo tiene un hueso que nadie posee. Es lo que los médicos conocen como un hueso supernumerario, una rareza, una peculiaridad en la anatomía del futbolista portugués. Y, además, es más grande de lo habitual. Suele ser del tamaño de una lenteja en los escasos individuos que lo presentan, pero el del portugués es como una aceituna. Y sólo lo tiene en el tobillo derecho, junto a la tibia. Los traumatólogos conocen esta peculiaridad como os tibialis.

La fuerte entrada de Diawara, en el partido del pasado 30 de septiembre frente al Olympique de Marsella, provocó que ese raro hueso que posee el luso se esté desplazando, cree problemas en su unión con la tibia y genere repetidas inflamaciones que han impedido su curación. Esa es la causa que está dilatando una recuperación que ya debería estar resuelta.

En 15 días pasará otra revisión con el doctor Van Dijk

Cristiano viajó ayer a Amsterdam. El Madrid decidió que el doctor Cornelius van Dijk, el traumatólogo que le operó en 2008, tome las riendas de este caso. El doctor van Dijk confirmó ayer que el luso aún presenta 'un edema óseo en el tobillo derecho y en el hueso supernumerario (os tibialis)'.

¿Cuál es el programa de tratamiento de CR9? El portugués continuará con la terapia a la que está siendo sometido: antiinflamatorios, drenajes y criocompresión [reducción de la inflamación con aplicación local de frío].

Está descartado para el Portugal-Bosnia del 14, pero no para la vuelta

¿Cuál es el pronóstico de su recuperación? CR9 no podrá ser alineado en el partido de ida del decisivo Portugal-Bosnia de repesca para el Mundial que se disputa el próximo 14. Cuatro días más tarde se juega el Bosnia-Portugal. Ahí no se descarta su participación.

Cristiano será evaluado de nuevo el día 20 en Holanda por Van Dijk. La clave, de nuevo, estará en la evolución de su hueso extra. Si continúa dando problemas, se mueve y daña la tibia, habrá que considerar la operación. Una cirugía curiosa porque puede llevarse a cabo de dos formas totalmente opuestas. Una posibilidad sería extirpar ese hueso extra, lo que acarrearía riesgo para la estabilidad de ese tobillo. La otra técnica quirúrgica sería fusionar ese huesecillo con la tibia para evitar futuros desplazamientos. Cristiano es especial. Su tobillo, también.