Público
Público

Los críticos piden a Rubalcaba que luche por investigar a los banqueros

El Grupo Socialista cierra filas entorno al giro de Ferraz a favor de una estrategia de oposición más dura contra el Gobierno. Blanco aboga por que la campaña de las gallegas sirva para desmitificar a la derecha como buena gestora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El sector crítico con la labor de oposición del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, no quiere que sea el suyo el partido que añada más leña al fuego de quienes cuestionan la credibilidad de la democracia y desprestigian a la clase política. Por eso consideran fundamental que los socialistas contribuyan a depurar las responsabilidades de quienes han hecho que España esté hoy en la situación en la que está. 

En la reunión del Grupo Socialista que se ha celebrado este martes en el Congreso de los Diputados, y que ha reunido a parlamentarios del PSOE tanto de la Cámara Baja como del Senado, se han oído voces que han exigido a Rubalcaba que insista en esa batalla por aclarar qué sucedió en el sistema financiero español para que nos encontremos ahora ante semejante crisis de deuda. El diputado que más ha insistido en esta cuestión ha sido el exalcalde de San Sebastián, Odón Elorza, quien una vez más ha demostrado no tener pelos en la lengua a la hora de cuestionar el trabajo de su propio partido. 

Fuentes asistentes a la reunión, que se ha celebrado a puerta cerrada, han explicado a Público que Elorza ha exigido a su secretario general que insista y luche para que la investigación sobre el agujero de Bankia, así como el de otras entidades, llegue hasta el final de sus consecuencias. El exdirigente socialista vasco ha advertido una vez más de que el PSOE tiene 'un problema de credibilidad' ante la ciudadanía, al que no ayudan 'sivergonzonerías y pasayadas' como las que supusieron, a su juicio, las comparecencias en el Congreso de diferentes responsables del sistema financiero en julio.  

Todos los diputados socialistas consultados han coincidido en señalar que durante la reunión del grupo Rubalcaba ha mantenido un discurso 'idéntico' al que pronunció el domingo durante el primer Comité Federal de su partido desde que llegó a la secretaría general. Así, el líder del PSOE ha manifestado su intencion de endurecer su labor de oposición y, sobre todo, su determinación por dejar de tender la mano a un Gobierno que no quiere que le ayuden. La iniciativa que se ha recibido con mayor satisfacción ha sido la de la propuesta de una reforma fiscal que haga que los que más tienen contribuyan más a las arcas públicas. 

El giro del líder del PSOE ha sido recibido de manera positiva por el grupo parlamentario que, según los asistentes, ha mantenido una reunión 'tranquila', en la que se han escuchado diferentes reflexiones que han ido, todas ellas, en una línea 'razonable' y sin que se hayan producido tensiones destacables. Además de las palabras de Elorza, de la docena de intervenciones de la reunión ha destacado la del exministro y exnúmero dos de los socialistas, José Blanco, que se ha centrado en la estrategia que deben poner en marcha los socialistas gallegos de cara a las elecciones que se celebrarán en Galicia el 21 de octubre.

Blanco apuesta por utilizar la reforma fiscal que tienen previsto presentar los socialistas en las próximas semanas para demostrar a los gallegos que la izquierda también es capaz de ser un buen gestor económico de las arcas públicas, y así desmitificar al PP y a la derecha como la única capaz de sacar a España de la crisis. En la misma línea, el diputado por Córdoba Antonio Hurtado, ha reclamado a la dirección de los socialistas que haga un esfuerzo adicional en su lucha contra los desahucios y, junto con Elorza, ha pedido que se exijan más responsabilidades a los responsables del sistema financiero.

La reunión, que se ha prolongado durante más de dos horas, ha concluido con la lectura del informe de gestión del pasado curso parlamentario, en la que se ha hecho un balance de la actividad del grupo hasta junio. En el texto que ha presentado Rubalcaba, se deja constancia de la deriva del Gobierno, que ha legislado a golpe de decreto, y que ha dejado de lado al Parlamento, sede de la soberanía nacional.