Público
Público

Croacia-Francia, una final del Mundial esperada con pronóstico incierto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las selecciones de Croacia y Francia hicieron buenos los pronósticos que les daban como favoritas para disputar, mañana, en Zagreb, la final del campeonato del mundo, que se presenta con un pronóstico incierto debido a la trayectoria similar de ambos equipos en las fases previas.

Los anfitriones llegan al gran partido sin conocer la derrota; mientras que los franceses lo han hecho prácticamente de la misma forma, pero exhibiendo un juego menos vistoso, pero más compacto.

El encuentro reúne todos los alicientes para ser un gran espectáculo, ya que son dos de los equipos más laureados en la última década y su juego es bastante similar.

Los franceses acuden a la final con la vitola de campeones olímpicos en Pekín'08 y con un historial en competiciones internacionales bastante amplio e importante.

Para los franceses será su cuarta final, de las que han ganado en dos ocasiones, en 1995 (Islandia) y 2001 (Francia); mientras que los croatas generalmente siempre han estado en puestos de honor, logrando su mayor éxito en los mundial'03 al lograr el peldaño más alto en el podio, aunque en el 2005 llegaron a semifinales.

Una final con morbo debido a lo mucho que hay en juego y también para entrar en la historia. Si gana Francia se convertía en el tercer país en encadenar el oro olímpico y mundial. Hasta ahora sólo Rusia y la extinguida Yugoslavia lo han conseguido.

Por su parte, Croacia logró el mundial en el 2003 y al año siguiente se llevó el oro olímpico.

Al margen de las estadísticas el partido se presenta tenso e igualado con dos selecciones que han dejado claro que, al margen del desenlace final, han sido las mejores con diferencia como lo demostraron en las semifinales ante dos clásicos del balonmano mundial como son Dinamarca, actual campeona europea y la incombustible Polonia que lucharán por el bronce.

Así, una final que no sorprende a nadie, ya que en los pronósticos previos eran los más temidos por sus rivales y lo cierto es que no se equivocaron. Un partido que puede ser de infarto debido a lo mucho que hay en juego, para los franceses entrar en la historia con esa hazaña de oro olímpico y tercer mundial; mientras que para los croatas el sueño de ganar en su casa el segundo oro en un mundial.