Publicado: 28.08.2014 00:00 |Actualizado: 28.08.2014 00:00

Crónicas de muertes anunciadas que no lo fueron

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Poco después del mediodía de este miércoles saltaba la noticia de la muerte de Peret. Todos los medios del país, incluido Público, dieron la noticia. Pero ésta resultó ser falsa, al menos durante un tiempo: la familia desmintió la muerte del cantante y todos nos acordamos de una de sus rumbas más famosas, El muerto vivo, aquella cuya letra decía: "No estaba muerto, estaba de parranda".

Peret no estaba de parranda, obviamente: estaba muy grave, afectado por un cáncer terminal y murió un par de horas después del primer anuncio de su fallecimiento. Sin embargo,  resulta llamativa esa contumacia en el error de los medios, empeñados en matarle antes de tiempo.

No es la primera vez que ocurre, ni será la última: en los últimos tiempos han sido muchos los personajes famosos —o sus familias— que han tenido que desmentir su propia muerte. Con las redes sociales la proliferación de los rumores sobre falsas muertes se han multiplicado de forma exponencial. Bien sea por hacer una broma o por una evidente falta de información, a muchos famosos que incluso gozaban —gozan— de una estupenda salud, los han querido matar antes de tiempo. Desde Lady Gaga a Shakira, pasando por Fidel Castro, Georeg Clooney o Manu Leguineche, muchos han tenido que salir a la palestra para demostrar que están muy vivos.

Casi ningún famoso se ha librado de que lo mataran en las redes sociales. En ese sentido, la eficacia de Twitter como arma para matar rápidamente está más que probada. La Wikipedia ha elaborado una lista de las causas de esos rumores: se producen por errores de los medios, intentos de estafas o spammers, malentendidos, bromas de internautas. O simplemente nacen porque el famoso de turno no cae nada bien. Aquí repasamos algunos —pocos— bulos sonados, lo que en Internet se llama un hoax.

Don Juan de Borbón. El padre del rey murió en abril de 1993, pero dos días antes del deceso una emisora de radio de ámbito nacional anunció a bombo y platillo su muerte. La metedura de pata de la emisora fue muy comentada. Eran tiempos anteriores a Internet, por lo que entonces los bulos no eran tan comunes como ahora. 

Raphael. El pasado mes de mayo el cantante Raphael tuvo que llamar al programa ¡Qué tiempo tan feliz!, de Telecinco, para desmentir un bulo que se había propagado por Twitter con la etiqueta #DEPRaphael. El cantante tuvo que hablar con María Teresa Campos para desmentir que hubiera fallecido, pese a que minutos antes había tuiteado su gira de conciertos.

Marcelino Camacho. El histórico sinidicalista, secretario general de CCOO durante la transición, también murió antes de tiempo por las prisas de algunos. Algún medio de ámbito nacional anunció la muerte de Camacho cuando no lo estaba. El sindicato CCOO tuvo que desmentir en una nota el fallecimiento. A los pocos días Camacho murió.

Manu Leguineche. El famoso reportero fue dado por muerto en abril de 2011. El revuelo en Twitter fue impresionante. Hasta el propio Pedro J. Ramírez tuiteó la muerte de Leguineche. Leguineche vivió tres años más.

Mijail Gorbachov. En agosto de 2013 el último mandatario que conoció la extinta URSS tuvo que desmentir su muerte, después de que en Twitter empezaran a circular rumores sobre su muerte. Unos piratas informáticos hackearon dos cuentas de la agencia RIA Novosti —la del servicio de noticias en alemán y la de los recursos para prensa internacional— para difundir la información falsa. "Estoy vivo y bien", dijo Gorbachov a un periódico ruso para despejar todas las dudas. Y ya que hablamos de líderes comunistas, otro al que Twitter y las redes sociales han enterrado antes de tiempo en varias ocasiones es Fidel Castro, un muerto que también está muy vivo.

Bon Jovi. En diciembre de 2011 un medio digital publicó la falsa noticia de la muerte del cantante. Nadie sabe de dónde sacó la información, pero el rumor se extendió como la pólvora en las redes sociales. Hasta tal punto que el propio cantante se vio obligado a atajarlo.+

Miley Cirus. El pasado mes de julio la provocadora cantante subió a su twitter una foto de ella de espaldas y en topless para atajar los especulaciones sobre su muerte que ya empezaban a inundar la red social.  En su caso esos rumores son persistentes y se producen de vez en cuando.

Jackie Chan. El actor de origen chino tuvo que recurrir a Facebook para demostrar que estaba vivito y coleando. Muchos medios rebotaron la noticia de que había muerto de un ataque al corazón. Fue otro hoax cuyo origen se desconoce.

George Clooney. El bulo sobre su muerte circuló por las redes sociales. Y aunque falsa, la noticia sobre la muerte del conocido actor estaba muy bien elaborada: contaba que el avión en el que viajaba Clooney había desaparecido cuando sobrevolaba el estado de Colorado. Su representante tuvo que contestar a decenas de llamadas de amigos del actor alarmados por la falsa muerte.

Hay mucho más, como ya ha quedado dicho. Además de los mencionados, sólo en los últimos tiempos también se ha liquidado a Justin Bieber, Kanye West, Morgan Freeman, Lindsay Lohan, Mick Jagger o Charlie Sheen, sólo por decir algunos más. Seguro que cada lector recuerda otros. Además, algunos han muerto varias veces: Bill Cosby ha tenido que desmentir su muerte unas cuatro veces.