Público
Público

El crudo derramado no llega a las playas onubenses, que han amanecido limpias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El crudo que desde ayer flota en aguas onubenses, después de que se produjera en el mar un derrame accidental en la línea submarina de la Refinería La Rábida de Cepsa cuando un petrolero descargaba en la monoboya, no ha llegado a la playa del Espigón de Huelva, ni a las de Mazagón y Matalascañas.

Según han informado a Efe fuentes de la Subdelegación del Gobierno, las playas "han amanecido limpias y sin presencia alguna de crudo", por lo que, según los indicios, las manchas se dirigen mar adentro como consecuencia de los cambios de viento y mareas.

El avión de SASEMAR 101, de Salvamento Marítimo, y el helicóptero del Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA) sobrevuelan la zona desde primera hora de la mañana para comprobar la evolución del vertido.

Ante el temor de que una de las manchas localizadas, la de mayor dimensión, pudiera alcanzar la costa de Mazagón, los servicios de emergencia extendieron barreras a la altura del Parador Nacional de Mazagón y del Espigón Juan Carlos I para evitar que el hidrocarburo alcanzara Matalascañas y pudiera entrar en la ría de Huelva.

El incidente se registró sobre las 12:45 horas de ayer cuando descargaba en la monoboya el buque " SCF CAUCASUS", de bandera de Liberia, que transportaba crudo Maya procedente de Tenerife, que ha sido inspeccionado en siete ocasiones y desde el año 2002 ha tenido cero deficiencias.

Cuando la empresa detectó el vertido, se suspendió la operación de descarga y se activó el Plan de Emergencia de Terminales Marítimos (PETMA), así como el Plan de Emergencias del Puerto de Huelva y el Plan Nacional de Contingencias.