Público
Público

El crudo vive una semana volátil con noticias mixtas y un cierre a la baja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El petróleo vivió una semana volátil en la que las buenas noticias sobre una posible recuperación económica global se vieron contrarrestadas por malos augurios en Estados Unidos, causando al final una bajada del precio del crudo.

Mientras que el anuncio de Alemania y Francia de que volvieron a crecer en el segundo trimestre causó sorpresa y euforia, la información sobre una nueva caída de la confianza de los consumidores en Estados Unidos y la bajada de la inflación en ese país mermaron el buen humor en los mercados.

El Petróleo Intermedio de Texas (WTI), referente para EEUU, cerró ayer la semana en Nueva York a 67,51 dólares por barril, un 5 por ciento más que el viernes anterior cuando cotizaba a 70,93 dólares.

En Londres, el barril de Brent, referencia para Europa, cotizó al cierre del viernes a 72,41 dólares, un 1,6 por ciento menos que la semana anterior cuando se vendía a 73,59 dólares.

Por su parte, el crudo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), calculado en base a doce tipos de crudos, cotizó el jueves (su último día de cotización) a 72,22 dólares por barril, un 1 por ciento menos que al final de la semana anterior.

Mientras que la OPEP mantuvo en su informe mensual de agosto, emitido el martes, sus pronósticos de demanda petrolera mundial para 2009 y 2010, la Agencia Internacional de Energía (AIE) se mostró más optimista y revisó el miércoles sus estimaciones al alza.

Esta revisión se debe principalmente al tirón de los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) de la región del Pacífico y a las economías emergentes de Asia.

No obstante, los analistas de la AIE mantienen sus dudas sobre el final de la recesión económica, aunque reconocen que los indicadores muestran que "la economía global puede estabilizarse".

Según la AIE, la demanda de petróleo en el año 2010 alcanzará los 85,3 millones de barriles diarios, un 1,6 por ciento por encima de las estimaciones anteriores.

La OPEP, por su parte, mantuvo sus pronósticos para el año próximo en 84,4 millones de barriles diarios.

Eso sí, tanto los expertos de la AIE como de la OPEP estiman que el año próximo se registre un leve aumento de la demanda petrolera después de un año 2009 con una bajada superior al 2,5 por ciento.

El crecimiento de la demanda en el 2010 se debe principalmente a las economías de países emergentes como China, India, Oriente Medio y América Latina, coincide la OPEP con la AIE.

Según los analistas de la OPEP, la demanda en Estados Unidos, con diferencia el principal consumidor energético del planeta, debería mejorar tras el fuerte descenso este año pero está considerado como "el comodín" en las futuras previsiones.

"Si las expectativas del mercado sobre una recuperación económica no se cumplen plenamente, el actual nivel de los precios podría verse bajo creciente presión", aseveraron los analistas de la OPEP.

Por su parte, la consultora JBC Energy destacó el viernes que además de la vertiente económica el mercado también tuvo en cuenta las informaciones sobre la llegada de las primeras tormentas que peligran la producción petrolera ante la costa de África Occidental.

Los analistas de esta consultora vienesa mencionaron además los crecientes problemas que tiene la empresa petrolera española Repsol en Ecuador, el miembro más pequeño de la OPEP.

Debido a la falta de inversiones y el declive natural de algunos yacimientos en el país andino, la producción de Repsol está bajando en torno al 20 por ciento, destacó JBC.

Por eso, la empresa española planea invertir 120 millones de dólares el año próximo para impulsar la producción petrolífera hasta 44.000 barriles diarios.