Público
Público

La Cruz Roja, dispuesta a hacer "todo lo posible" para liberar a Betancourt

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se mostró hoy "muy preocupado" por la situación de Ingrid Betancourt y expresó su disposición "a hacer todo lo posible" para facilitar tanto su liberación como la del resto de personas secuestradas en Colombia.

"El CICR, como con todos los rehenes, está muy preocupado por la situación de Ingrid Betancourt, que, según la información que está saliendo en los medios de comunicación y de otros rehenes se encuentra en un estado de salud vulnerable", indicó hoy a Efe en Londres el portavoz de la organización en Colombia, Yves Heller.

En una entrevista previa a la presentación de un informe sobre la situación humanitaria en el país latinoamericano y las actividades del CICR, Heller dijo que su organización no tiene "más información sobre el estado de salud" de la ex candidata presidencial de la que ha trascendido públicamente, porque no la ha visitado "nunca".

La ciudadana colombo-francesa, secuestrada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hace más de seis años, está en huelga de hambre desde hace más de un mes, según el Comité de Apoyo francés a Ingrid Betancourt.

Su estado de salud, según informaciones de la prensa colombiana, es grave, ya que padecería malaria, leishmaniasis y hepatitis B.

"El CICR está dispuesto a facilitar la liberación, como organización humanitaria neutral e imparcial, de Ingrid Betancourt y de todos los rehenes", continuó Heller, que aseguró que su organización está "pendiente" de la situación.

"Estamos en contacto con los tres países amigos, con el Gobierno, con las FARC a través de los diferentes canales de comunicación que tenemos en el terreno y estamos pendientes y dispuestos a hacer todo lo posible para facilitar la liberación de todos los rehenes, incluyendo Ingrid Betancourt", añadió.

Recordó que su organización ha hecho "una oferta de servicio a las FARC para visitar a todos los rehenes", a fin de evaluar la situación humanitaria en la viven y hacer visitas médicas, pero "hasta ahora" no han recibido ninguna respuesta positiva de la guerrilla.

En cualquier caso, Heller expresó la disposición de su organización a seguir trabajando y dialogando con las FARC para conseguir la liberación de los rehenes, cuya situación es una de las mayores preocupaciones que tiene el CICR en Colombia.

Según los datos que baraja la organización humanitaria, en 2007 hubo 44 tomas de rehenes, mientras que el CICR -que participó a principios del 2008 en la liberación de Clara Rojas y Consuelo González de Perdomo- hizo un trabajo de mediación en la liberación de 27 secuestrados el pasado año.

Otra de las grandes prioridades del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) es la situación de los refugiados cuya cifra, según las organizaciones humanitarias, oscila entre los 2 y los 3,5 millones de personas.

"En los últimos diez años, el CICR ha brindado un apoyo a más de un millón de desplazados", explicó Heller, que destacó la situación extremadamente difícil en que viven estas personas.

El portavoz destacó cómo el 70 por ciento de los refugiados colombianos "jamás vuelven a sus tierras por razones de seguridad" y cómo entre el 53-54 por ciento "tiene menos de 18 años".

Desde el 2005, la organización humanitaria ha detectado un aumento "bastante importante" en el número de los "desplazamientos individuales", aquellos que implican a cincuenta o un número inferior de personas.

"Antes el conflicto estaba generando desplazamientos masivos. Uno puede tener la impresión de que es menos grave ahora. Sin embargo, cuando hay un desplazamiento individual, puede ser más difícil para los desplazados llegar a un punto y buscar asistencia", indicó.

Heller, que ha trabajado durante seis años en Colombia, explicó que en los dos primeros meses del 2008 el CICR tuvo que asistir a 11.800 desplazados, lo que supone un aumento de entre el 20 y el 30 por ciento en relación con los dos primeros meses del 2007.

Otra de las consecuencias más graves del conflicto son las desapariciones forzosas, dijo Heller, que explicó que desde 1994 han recibido denuncias de la desaparición de 4.400 personas desaparecidas, pero que la cifra total puede ser mucho mayor, "entre 10.000 y 40.000 personas".

El CIRC también ha detectado "un ligero aumento" del número de las ejecuciones sumarias, así como un incremento de un 38 por ciento del número de personas amenazadas que recibieron una ayuda del CICR para salir de la zona.

De cara al futuro, el CICR quiere reforzar el diálogo con todas las partes en conflicto y aumentar el presupuesto para atención a los desplazados. EFE

ep/cbm

(con vídeo)

COLOMBIA-CONFLICTO

CIRC, dispuesto a hacer "todo lo posible" para liberación de Betancourt

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se mostró hoy "muy preocupado" por la situación de Ingrid Betancourt y expresó su disposición "a hacer todo lo posible" para facilitar tanto su liberación como la del resto de personas secuestradas en Colombia.

"El CICR, como con todos los rehenes, está muy preocupado por la situación de Ingrid Betancourt, que, según la información que está saliendo en los medios de comunicación y de otros rehenes se encuentra en un estado de salud vulnerable", indicó hoy a Efe en Londres el portavoz de la organización en Colombia, Yves Heller.

En una entrevista previa a la presentación de un informe sobre la situación humanitaria en el país latinoamericano y las actividades del CIRC, Heller dijo que su organización no tiene "más información sobre el estado de salud" de la ex candidata presidencial de la que ha trascendido públicamente, porque no la ha visitado "nunca".

La ciudadana colombo-francesa, secuestrada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hace más de seis años, está en huelga de hambre desde hace más de un mes, según el Comité de Apoyo francés a Ingrid Betancourt.

Su estado de salud, según informaciones de la prensa colombiana, es grave, ya que padecería malaria, leishmaniasis y hepatitis B.

"El CICR está dispuesto a facilitar la liberación, como organización humanitaria neutral e imparcial, de Ingrid Betancourt y de todos los rehenes", continuó Heller, que aseguró que su organización está "pendiente" de la situación.

"Estamos en contacto con los tres países amigos, con el Gobierno, con las FARC a través de los diferentes canales de comunicación que tenemos en el terreno y estamos pendientes y dispuestos a hacer todo lo posible para facilitar la liberación de todos los rehenes, incluyendo Ingrid Betancourt", añadió.

Recordó que su organización ha hecho "una oferta de servicio a las FARC para visitar a todos los rehenes", a fin de evaluar la situación humanitaria en la viven y hacer visitas médicas, pero "hasta ahora" no han recibido ninguna respuesta positiva de la guerrilla.

En cualquier caso, Heller expresó la disposición de su organización a seguir trabajando y dialogando con las FARC para conseguir la liberación de los rehenes, cuya situación es una de las mayores preocupaciones que tiene el CIRC en Colombia.

Según los datos que baraja la organización humanitaria, en 2007 hubo 44 tomas de rehenes, mientras que el CIRC -que participó a principios del 2008 en la liberación de Clara Rojas y Consuelo González de Perdomo- hizo un trabajo de mediación en la liberación de 27 secuestrados el pasado año.

Otra de las grandes prioridades del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) es la situación de los refugiados cuya cifra, según las organizaciones humanitarias, oscila entre los 2 y los 3,5 millones de personas.

"En los últimos diez años, el CIRC ha brindado un apoyo a más de un millón de desplazados", explicó Heller, que destacó la situación extremadamente difícil en que viven estas personas.

El portavoz destacó cómo el 70 por ciento de los refugiados colombianos "jamás vuelven a sus tierras por razones de seguridad" y cómo entre el 53-54 por ciento "tiene menos de 18 años".

Desde el 2005, la organización humanitaria ha detectado un aumento "bastante importante" en el número de los "desplazamientos individuales", aquellos que implican a cincuenta o un número inferior de personas.

"Antes el conflicto estaba generando desplazamientos masivos. Uno puede tener la impresión de que es menos grave ahora. Sin embargo, cuando hay un desplazamiento individual, puede ser más difícil para los desplazados llegar a un punto y buscar asistencia", indicó.

Heller, que ha trabajado durante seis años en Colombia, explicó que en los dos primeros meses del 2008 el CIRC tuvo que asistir a 11.800 desplazados, lo que supone un aumento de entre el 20 y el 30 por ciento en relación con los dos primeros meses del 2007.

Otra de las consecuencias más graves del conflicto son las desapariciones forzosas, dijo Heller, que explicó que desde 1994 han recibido denuncias de la desaparición de 4.400 personas desaparecidas, pero que la cifra total puede ser mucho mayor, "entre 10.000 y 40.000 personas".

El CIRC también ha detectado "un ligero aumento" del número de las ejecuciones sumarias, así como un incremento de un 38 por ciento del número de personas amenazadas que recibieron una ayuda del CIRC para salir de la zona.