Publicado: 18.12.2013 12:08 |Actualizado: 18.12.2013 12:08

Cruz Roja: "Somos más eficientes que el centro de transfusiones"

La Comunidad de Madrid firma este viernes el convenio en el que entrega a la ONG la gestión íntegra de las extracciones de sangre en la calle, que antes compartía con el equipamiento público.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Somos más eficientes en la promoción y en la captación de donantes de sangre que el Centro de Transfusiones de la Comunidad de Madrid". Así se defiende Cruz Roja de las críticas de los sindicatos y trabajadores del ente público tras conocer que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid firmará un convenio con la ONG por el que le pagará más de nueve millones de euros al año a cambio de la extracción de sangre en la calle.

La directora de Salud y Socorro de Cruz Roja Española, Carmen Martín, señala a Público que la promoción de la donación altruista es el punto fuerte de esta ONG. "¿Por qué vamos a renunciar a algo que hacemos bien y que es probablemente lo que mejor sabemos hacer?", se pregunta. El convenio, que se firmará este viernes aunque los sindicatos aún no conocen su contenido, es "muy beneficioso para la organización", dice Martín. El año que viene, Cruz Roja proveerá al Gobierno 74.000 unidades de sangre total, por las que la ONG cobrará 4.700.000 euros. A partir de 2015, el Ejecutivo regional pagará a Cruz Roja 9.300.000 millones de euros a cambio de 140.000 bolsas al año.

La decisión de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid está motivada, según fuentes del departamento dirigido de Javier Fernández Lasquetty, por la duplicidad de estructuras dado que hasta ahora, tanto Cruz Roja como el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid extraían sangre —en la calle y en sus propios centros—, la procesaban, la almacenaban y la distribuían a los hospitales. Para los empleados del centro, el nuevo convenio es "el inicio del desmantelamiento de un equipamiento público e implica hacer negocio con la sangre de los madrileños". Cruz Roja, en cambio, sostiene que los trabajadores "están muy mal informados". Martín señala que "no se está privatizando nada" porque la ONG lleva desde 1960 trabajando en la promoción y extracción de sangre en la Comunidad de Madrid. "Mucho más tiempo que el Centro de Transfusiones, que lleva sólo 23 años", insiste.

A pesar de ello, los trabajadores recuerdan que sólo el centro de transfusión tiene potestad para extraer sangre en la calle, dado que el Decreto 44/1988 de 28 de abril por el que se crea la instalación pública señala que el centro "asumirá [...] de forma exclusiva y excluyente, la función de programación de las campañas de extracción extrahospitalaria [...] y la distribución de sangre y hemoderivados a todos los centros públicos y privados del territorio de la Comunidad de Madrid". Aun así, en la disposición adicional segunda "se autoriza al consejero de Salud para que firme cuantos convenios sea necesario formalizar con el Insalud y otras entidades, en orden al mejor cumplimiento de los fines que tenga encomendados el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid". 

El pasado viernes, trabajadores y miembros de los sindicatos CCOO, UGT, SATSE y CSIT denunciaron que la Comunidad de Madrid especule con un acto, la donación, basado en "el altruismo y la solidaridad". "Lo lógico sería que el Centro de Transfusiones de la Comunidad de Madrid absorbiera el trabajo de la entidad privada, Cruz Roja, pero lo que hace González es rescatarla porque está en bancarrota", criticó entonces Marisa González, de SATSE. La ONG niega rotundamente estas afirmaciones. "Cruz Roja tiene saneadas todas sus cuentas, de hecho es una de las organizaciones más seneadas de España, de manera que estas informaciones son inventadas", concluye Martín.