Público
Público

El CSIC emprende la mayor expedición de la historia sobre cambio global

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha presentado hoy su proyecto "Malaspina 2010", la mayor expedición de la historia que pretende evaluar el impacto del cambio global en el Océano y estudiar su biodiversidad.

Cuatrocientos investigadores de todo el mundo participarán en este estudio, que recogerá 70.000 muestras de aire, agua y plancton.

Para ello, el buque de la Armada Española Hespérides, y el Sarmiento de Gamboa, recorrerán cerca de 42.000 millas náuticas en nueve meses y recalarán, entre otros, en Río de Janeiro, Ushuaia, Ciudad del Cabo, Sidney, Honolulú, y Cartagena de Indias.

La expedición, que saldrá a finales de noviembre desde Cádiz, toma su nombre del marino Alejandro Malaspina, quien a finales del siglo XVIII dirigió la primera expedición científica de circunnavegación española y de cuya muerte se cumplen 200 años en 2010.

Su coordinador, el investigador del CSIC Carlos Duarte, ha explicado hoy a los medios que con esta expedición se dará la vuelta al mundo, en un proyecto "ambicioso" con el que también se va a explorar ese ecosistema "aún tan desconocido como es el océano profundo".

"Los logros que se obtengan beneficiarán a toda la comunidad científica", ha manifestado por su parte el comandante del Hespérides, Antonio Aguilar Cavanillas, para quien esta expedición le supone una "enorme satisfacción y un gran reto profesional".

En total más de 250 investigadores de 19 instituciones españolas participan en el proyecto, cifra que asciende a casi 400 si se incluyen a los estudiantes e investigadores de las 16 instituciones extranjeras asociadas, entre las que se encuentran la NASA, la Agencia Espacial Europea y las Universidades de California, Río de Janeiro, Washington y Viena.

El equipo realizará pruebas en 350 puntos y recogerá 70.000 muestras de aire, agua y plancton desde la superficie hasta los 5.000 metros de profundidad.

El objetivo es desarrollar un estudio multidisciplinar integrado en once bloques temáticos.

Así, se medirá la temperatura, salinidad y concentración de nutrientes en las distintas zonas oceánicas, se estudiará el intercambio de gases entre Océano y atmósfera, el destino del CO2 absorbido por el mar, la influencia de las sustancias químicas en el Océano y su posible toxicidad.

También se estudiará la diversidad y metabolismo del fitoplancton, el zooplancton y los microorganismos de las profundidades marinas.

Todas las muestras recogidas conformarán la Colección Malaspina 2010, que incluirá además información e imágenes sobre el desarrollo de la expedición y quedará sellada durante décadas a la espera de nuevos desarrollos científicos, a modo de cápsula del tiempo que permitirá que las siguientes generaciones cuenten con un amplio material para investigar.

El proyecto, que cuenta con una financiación que ronda los 6 millones de euros, tiene además el objetivo de impulsar las ciencias marinas en España y fomentar las vocaciones científicas.

De hecho más de 50 jóvenes completarán sus estudios de postgrado, embarcando en algún tramo de la campaña para realizar su máster o tesis doctoral.

La expedición, financiada por el Ministerio de Ciencia e Innovación, y en la que también han colaborado el CSIC, el BBVA y la Armada Española, comprende 27 grupos de investigación del CSIC, del Instituto Español de Oceanografía, 16 universidades, un museo, una fundación pública de investigación y la Armada Española.