Público
Público

La CSU discute sobre las consecuencias de la debacle electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cúpula de la Unión Cristianosocial (CSU) discute hoy sobre las consecuencias que tendrá, dentro del partido, la debacle en las elecciones bávaras, donde perdió un 17 por ciento de los votos con respecto al último resultado y la mayoría absoluta que tenía desde hace más de 40 años.

"Tenemos que tomar decisiones rápidas, muy rápidas", dijo el jefe del grupo parlamentario regional, Georg Schmidt.

Ante todo, el futuro del jefe del partido, Erwin Huber, es motivo de discusión dentro de la CSU.

Según una encuesta de la Primera Televisión Alemana (ARD), el 49 por ciento de los votantes de la CSU considera que Huber debe dimitir y ser sustituido por el actual ministro de Agricultura, Horst Seehofer.

El 40 por ciento, en cambio, defiende la continuidad de Huber.

La misma encuesta revela que un 73 por ciento de los votantes de la CSU considera que el primer ministro bávaro, Günther Beckststein, debe seguir en su cargo y presidir un gobierno para el que necesitará un socio de coalición.

La CSU obtuvo en las elecciones bávaras un 43,4 por ciento de los votos, el Partido Socialdemócrata (SPD) un 18,6 por ciento, los Electores Libres (FW) un 10,2 por ciento, Los Verdes un 9,4 por ciento y el Partido Liberal (FDP) un 8 por ciento.

Lo más probable es que la CSU termine formando coalición con el FDP aunque durante la campaña electoral Beckstein calificó a ese partido de riesgo para la seguridad interna.