Público
Público

Cuarta reunión en 24 horas del Gobierno israelí sobre el canje de Shalit

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un reducido foro de siete miembros del Gobierno israelí se reunió esta mañana por cuarta vez en 24 horas para analizar un posible canje con Hamás de cientos de presos palestinos por el soldado israelí cautivo Guilad Shalit.

En la sesión especial a puerta cerrada participaron el jefe de Gobierno, Benjamín Netanyahu, y otros seis ministros.

Netanyahu tiene previsto entrevistarse en breve con la familia de Shalit, capturado por tres milicias palestinas en una base militar israelí junto a la frontera con Gaza en junio de 2006.

El encuentro del Ejecutivo coincidió con una manifestación en las inmediaciones de la oficina del primer ministro en las que decenas de personas pedían a su inquilino, "Bibi (nombre de pila de Netanyahu), acaba lo que empezaste", en referencia a las negociaciones del canje.

Los manifestantes colocaron numerosas reproducciones a tamaño real en cartón del soldado, que sería liberado a cambio de la excarcelación por Israel de alrededor de un millar de los 11.000 palestinos que mantiene presos, incluidos algunos responsables de atentados que causaron numerosas víctimas, según los líneas maestras del trueque que negocian con mediación alemana.

Durante la concentración, la madre del joven cabo, Aviva, lanzó un mensaje al Ejecutivo a través de los micrófonos de la radio militar del país: "Entiendo el alcance del dilema (...) pero Guilad lleva ya cautivo 1.275 días. Todo aquel que vote (sobre el canje) tiene que darse cuenta de que su voto puede generar uno de dos resultados: una pena de muerte para Guilad o su libertad".

Ayer domingo, los miembros de este foro especial del Ejecutivo se reunieron hasta en tres ocasiones, desde la mañana hasta altas horas de la noche, para valorar el posible acuerdo con Hamás, que hace unas semanas parecía inminente.

Un alto funcionario israelí señaló a la edición de hoy del diario "Haaretz" bajo condición de anonimato que el propósito de los encuentros era "alcanzar un entendimiento", que no se logró pese a las largas horas de reunión.